El "formidable negocio" de las resonancias

Oposición y radiólogos critican que se cedan las exploraciones al sector privado

Hace siete años, cuando el PP decidió ceder al sector privado los diagnósticos de resonancia magnética, los radiólogos de los hospitales públicos advirtieron del "formidable negocio" que supondría esta iniciativa para las empresas adjudicatarias. Hoy, esta premonición no sólo se ha cumplido, sino que se puede aplicar al nuevo concierto que, corregido y aumentado, ha anunciado la Generalitat para cubrir de igual forma este servicio desde octubre de 2008 hasta 2018.

El diputado socialista Ignacio Subías puso ayer números a estas valoraciones y denunció el sobrecoste de 100 millones de euros -un 60% respecto al dinero inicialmente estimado- que ha supuesto a las arcas públicas privatizar las resonancias magnéticas. El concierto que expira en septiembre de 2008 y que se puso en marcha en enero de 2001 contemplaba un gasto de 167 millones de euros. Cada año se ha ido sobrepasando el gasto previsto, y por ello los ingresos de las concesionarias, hasta el punto de que en 2006 ya se habían rebasado los 167 millones.

El nuevo concurso es por valor de 497 millones, La Fe costará 269

Subías justificó esta circunstancia en la falta de control en las exploraciones. Mientras las recomendadas por la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram) son 30 por 1.000 habitantes, en la Comunidad Valenciana se realizan 70, más de la mitad.

Además, destacó que pese al "derroche" que ha supuesto este modelo -una forma de gestión privada única en España, según apuntó- el PP insiste en mantener la misma fórmula para el futuro con una inyección de fondos de más de 50 millones al año, ya que la suma que se destinará a la renovación del concurso asciende a 497 millones de euros. Para hacerse una idea de lo elevado de esta cantidad basta con señalar que para la construcción y equipamiento del que será el centro de referencia de la Comunidad Valenciana, el hospital La Fe que se está construyendo en el barrio de Malilla de Valencia, la Generalitat pretende destinar 269 millones de euros.

Subías recordó que la presentación de ofertas está prevista para principios de septiembre, por lo que apenas se da opciones a participar a otras empresas que no esan las actuales adjudicatarias: Beanaca (que absorbió a una tercera, Inscanner) y Eresa. También apuntó que el coste de un equipo de resonancia es de algo más de un millón de euros, por lo que se preguntó por qué no se pueden comprar e integrarlos funcionalmente en los servicios de radiología. En esta línea, anunció que ha presentado una proposición en las Cortes valencianas para que las instalaciones que hay en los hospitales públicos reviertan a la Consejería de Sanidad.

En un reciente informe de la Seram, los especialistas también han pedido al Consell a que se cambie el modelo en la Comunidad Valenciana y que se integre el servicio de diagnóstico por resonancia en los centros públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 31 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50