Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Darfur y la CPI

Embajada de Sudán, Madrid

Su editorial del 15 de julio (Genocida en ejercicio) es parcial y está cargado de prejuicios. Mientras glorifica la precipitada decisión del fiscal general de la Corte Penal Internacional, el editorial ignora reportajes más creíbles producidos por misiones, entre otras, de Naciones Unidas, la Unión Africana, la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica. Estas misiones visitaron la región, se reunieron con todos los grupos afectados, y llegaron a conclusiones distintas sobre la situación en Darfur. Cabe mencionar que el fiscal general de la CPI no visitó Darfur, y recogió sus informaciones de fuentes no verificables.

Mientras admitamos que de hecho existe un problema en Darfur, desafortunadamente no estamos de acuerdo con la viabilidad del planteamiento del fiscal general de la CPI. Sólo aquellos observadores cegados por una verdadera falta de objetividad no lograrán comprender las negativas ramificaciones del paso tomado por el fiscal general de la CPI, que incluyen, entre otras, la desestabilización de Sudán, una amenaza a su unidad nacional, poner en peligro el proceso de paz en otras partes del país (incluyendo el Sur) y, por último, un empeoramiento de la situación humanitaria en la misma Darfur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008