Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pioneros

Madrid y Valencia (PP), llevan mucha ventaja a Murcia. Las dos construyen hospitales desvinculándose de su gestión directa. En Valencia, el modelo Alzira (tomó el nombre de la ciudad que estrenó el primer hospital privatizado, La Ribera) funciona con gestión enteramente privada. En Madrid, los seis nuevos hospitales que ha construido Esperanza Aguirre son de gestión mixta. La sanidad pública se encarga del personal sanitario y la empresa privada, a través de una concesión de obra pública, gestiona el resto (administración, limpieza...) y es propietaria del edificio. La excepción en Madrid es el hospital de Valdemoro, el primero de nueva construcción y de gestión totalmente privada integrado en la sanidad pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008