Reportaje:

La posada del Dragón muda de piel

Un edificio del siglo XIX será un hotel 'boutique'

El dragón que da nombre a la posada de la Cava Baja 14 va a mudar de piel. De posada del siglo XIX a hotel urbano del siglo XXI, lo que en las revistas de diseño o viajes se llama hotel boutique o espacio singular. En otoño de 2009 se materializará, según los planes de la empresa madrileña propietaria del inmueble, Audacter, y la consultora Solutions Hi.

Construida en 1868 por el Marqués de Cubas, la posada fue alojamiento de comerciantes del Rastro y proveedores del cercano mercado de La Cebada. Al parecer fue lugar de paso para rufianes y, según la leyenda, para algún fantasma. No es leyenda que "se vendían billetes de autobús", explica Oscar Lucas, quien será director del nuevo hotel y sigue su nacimiento como "si se tratase de un hijo".

Construida en 1868, tiene una corrala y restos de la muralla árabe

Una línea roja, con las paradas marcadas de Madrid a Navalagamella, marca en una pared la ruta de los buses. Un calendario señala el año de su uso más reciente: 2003.

La posada del Dragón esconde en sus tripas elementos históricos protegidos: una corrala del siglo XIX, restos de la muralla árabe, una bañera de mármol, un pilón-abrevadero, una escalera de madera... El local contiguo, una antigua jabonería que alojará el restaurante, conserva un mostrador de mármol; aunque no está catalogado como protegido es "una joya" que los restauradores preservarán.

"El edificio tiene mucho potencial", asegura Leticia Fernández, arquitecta que dirige la rehabilitación junto a Elena Lago. El reto es "conservar el espíritu de la posada (con estructura protegida) y conjugarlo con las necesidades de un hotel del siglo XXI". Habrá un contraste de elementos antiguos y nuevos. Así, se conjugará la madera con el vidrio o el hierro. La secuencia de imágenes que perciba el viajero-visitante será un viaje en el tiempo: "La fachada te sitúa en el siglo XIX. Cuando entras en la corrala vas pasando a sensaciones contemporáneas y en la habitación ya te instalas en el siglo XXI", explica la arquitecta. En las estancias se jugará con elementos "disgregados": el lavabo y la cabina de baño estarán fuera.

En los 1.140 metros cuadrados de las tres plantas habrá 29 habitaciones, unas dando a la corrala y otras con balcón, "cada una con su personalidad". "Tendrán todas las comodidades y avances técnicos, pero con un concepto atemporal y nada estándar", indica Lucas.

La renovación del cuerpo del dragón tendrá toques estéticos transgresores pero incluye rescates de lo que había en 1868: recobrarán su esplendor la sinuosa escalera de madera y las losas de granito de la entrada y la corrala. Los restos de muralla árabe serán musealizados (cubrir con cristal para que sean de vista pública) si lo dictamina el informe arqueológico de la Dirección General de Patrimonio Histórico Artístico de la Comunidad.

Una de las habitaciones del hostal del Dragón con balcón.
Una de las habitaciones del hostal del Dragón con balcón.ÁLVARO GARCÍA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción