_
_
_
_

La CEOE avisa al Gobierno de que en un año habrá 1,5 millones de parados más

La confianza del consumidor cae al mínimo por el crudo, la inflación y los tipos

Las cosas van mal, y cada vez peor. Por lo menos, ésta es la opinión del presidente de la CEOE. Gerardo Díaz Ferrán auguraba hace menos de tres meses que 800.000 personas se quedarían sin empleo entre 2008 y 2009; pero el jefe de los jefes pintó ayer un panorama todavía más negro. Díaz Ferrán afirmó que la situación actual es "gravísima" y que, si el Gobierno no toma las medidas adecuadas, habrá 1,5 millones de parados más en los próximos 12 meses. Esto significa un incremento del desempleo del 69% en sólo un año respecto a los 2,17 millones de parados que registró la EPA en el primer trimestre de 2008.

Díaz Ferrán dijo que los empresarios ven "con mucha preocupación" el segundo semestre de 2008, cuando se terminen de construir las viviendas ya iniciadas, y "especialmente" los tres últimos meses del año, así como los tres primeros de 2009.

Durante su intervención en una reunión de la industria química, Díaz Ferrán declaró que, aunque al presidente del Gobierno "no le gusta hablar de crisis", la situación requiere medidas urgentes. En referencia a la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero del pasado miércoles en el Congreso, Díaz Ferrán aseguró que las medidas anunciadas son las mismas que el presidente dio a conocer a empresarios y sindicatos en el Consejo Económico y Social el 23 de junio.

Reiteró que las medidas "van en el buen camino, pero son absolutamente insuficientes y tímidas". Destacó que el Gobierno no aborda el problema de la falta de liquidez, "importantísima" para las pymes, que no obtienen los créditos que necesitan, ni su renovación, y se les están cancelando líneas de crédito.

No sólo habló Díaz Ferrán ayer. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) dio a conocer su informe de junio sobre la confianza del consumidor, y los resultados son los peores desde el comienzo de la serie, en septiembre de 2004. El pesimismo sobre la evolución del precio del barril de petróleo, la inflación, los tipos de interés, el ahorro y el consumo redujeron en 4,7 puntos la confianza, hasta los 51,7.

Éste es el cuarto descenso consecutivo del indicador, debido al empeoramiento de la opinión de los encuestados sobre la situación actual, que cayó 5,4 puntos, y a las peores expectativas sobre el futuro, que retrocedieron 4,1 puntos en junio. Esto demuestra que las expectativas de los consumidores para los próximos meses son mejores que la opinión sobre la evolución reciente.

Según el ICO, el deterioro de la confianza en los últimos meses refleja el actual momento de incertidumbre derivado de la crisis financiera y el encarecimiento del precio del crudo, que se traduce en un aumento de los tipos de interés, de la inflación y en un menor dinamismo de la actividad económica.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.
El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_