Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La gran dama de la literatura gastronómica

Un homenaje desde los fogones

Los mejores cocineros de España recuerdan a la escritora fallecida

Además de lograr que muchas amas de casa perdieran el miedo a los fogones y que algunos hombres se pusieran el delantal, el libro de Simone Ortega está en los estantes y en los recuerdos de los cocineros españoles. Las estrellas Michelin españolas deben algo de su brillo a las aportaciones de Ortega. Hay quien se asomó a la cocina tras repasar 1.080 recetas y luego se hizo profesional. Y quien de estudiante aprendió lo fácil que es comer con las instrucciones de una generosa abuela escritora.

- Juan Mari Arzak. "Es una figura digna de toda admiración. A Simone Ortega habría que hacerle un monumento, por todo lo que ha ayudado a cocinar. Con sus libros ella ha enseñado cocina a millones de personas. Su trabajo ha sido increíble. Yo también he cogido ideas de su obra, y le he consultado cosas", opina el maestro vasco Arzak (tres estrellas).

- Carme Ruscalleda. "¡Simone Ortega sigue viva! Pueden ustedes citarse con ella, en 1080 recetas llenas de sabiduría. No se pierdan los amantes de la gastronomía la edición de Phaidon, con prólogo de Adrià e ilustraciones de Mariscal, ¡una auténtica joya!", recomienda la cocinera catalana (cinco estrellas Michelin) empeñada también desde sus libros (Cocinar para ser feliz) en la divulgación de la cocina.

- Joaquín Felipe. "Simone ha marcado un antes y un después. Creo que en pocas casas de España falta su libro, tiene referencias que valen para siempre. Aunque estuviera dedicado a las amas de casa, creo que muchos hombres se han acercado a la cocina gracias a ella. A su manera, hizo un gran aporte a la gastronomía española. Es una persona que ha dado mucho", resalta el cocinero madrileño (Europa Déco).

- José Polo. El responsable, junto a Toño Pérez, del restaurante Atrio (Cáceres, dos estrellas Michelin), comentaba ayer: "Las recetas de Simone Ortega han sido todo un referente para varias generaciones. Cuando éramos jovencillos y hacíamos cenas en casa nos metíamos en la cocina con las recetas recortadas de Simone que publicaba El País Semanal y con su libro. Nos pasábamos la tarde del sábado haciendo platos para sorprender a los amigos. Las cosas que hacíamos les parecían modernísimas. Y eso fue lo que nos animó a montar un restaurante. Se puede decir que los libros de Simone fueron el germen de Atrio".

- Toñi Vicente. "1.080 recetas me parece un libro maravilloso. Es un libro de cabecera, muy fácil de seguir que te anima a cocinar. Es el libro de base, fundamental para luego hacer otras cosas. Tendría que estar en todas las casas. Por lo menos en la mía está", asegura Toñi Vicente responsable en Santiago de Compostela del primer restaurante gallego con estrella Michelin.

- Ricardo Sanz. Para el sushiman madrileño de Kabuki: "Simone ha hecho un gran trabajo. Muchísimas amas de casa aprendieron a cocinar con ella. Cuando yo tenía 17 años y ya me atraía el tema de la cocina consultaba su libro. Cuando no tenías ni idea de algo consultabas las 1.080 recetas".

- Sergi Arola. "Su repercusión es más social que profesional. Su obra ha tenido muchísimo arraigo popular, sobre todo entre la clase media. Simone Ortega ha hecho de abuela de una generación de mujeres que les ha pillado un poco a contrapelo lo de cocinar en casa y han tenido que lanzarse a ello. Su obra sigue siendo vigente, es un libro perfecto de regalo, que ha servido para despertar el interés por la cocina", afirma el cocinero catalán, con restaurantes en Barcelona, Madrid y Lisboa.

- Paco Roncero. "Ha sido una persona que ha hecho mucho por la cocina española. Su recetario es una referencia para todo el mundo, incluidos los cocineros cuando empezábamos y teníamos alguna duda", reconoce el chef de La Terraza del Casino de Madrid.

- Toni Massanés. El director de la Fundación Alicia (Alimentación y Ciencia), impulsada por Adrià y el cardiólogo Valentín Fuster para la investigación gastronómica y la divulgación de los hábitos alimentarios saludables da "un gran valor" al influjo de Simone Ortega. "En momentos de creciente abandono de la cocina doméstica, con las consecuentes repercusiones en nuestra alimentación, es aún más necesario reivindicar la extraordinaria obra de Simone Ortega. Los buenos recetarios son los que se entienden y funcionan, seguramente por eso 1.080 recetas de cocina fue también la biblia en mi piso de estudiantes. Con él iniciamos nuestra emancipación alimentaria. Aún hoy gusto de preparar recetas que entonces aprendí, como los sabrosos macarrones con atún de lata (receta 276)".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 2008