Berlusconi lanza la ley de inmunidad

El presidente de la República y el primer ministro no podrán ser procesados

Vía libre del Consejo de Ministros al proyecto de ley que garantizará la inmunidad de las cuatro altas instancias del Estado italiano. El presidente de la República, el del Senado, el de la Cámara y el primer ministro no podrán ser procesados por ningún delito, salvo por aquellos que cometieran en el propio ejercicio de sus funciones.

El texto del proyecto se dirige a "defender el interés del sereno desarrollo de las funciones propias de los altos cargos". Así lo presentó ayer el ministro de Justicia, Angelino Alfano, aunque parece que el texto es obra, como los demás escudos presentados por Silvio Berlusconi, de su abogado Niccolò Gedini.

Sólo habrá dos excepciones: alta traición y atentado a la Constitución

Más información

Aprobado en el Consejo por unanimidad, su máximo beneficiario, según La Repubblica, se expresó así antes de votarlo: "O hago de presidente del Consejo o dedico mi tiempo a preparar los juicios. Las dos cosas a la vez no pueden ser. Por fin estamos convirtiéndonos en un país normal".

La medida suspenderá todos los procesos penales en marcha contra los cuatro grandes jefes de la Administración, independientemente del grado y de la fase del juicio en que se encuentren. Habrá dos únicas excepciones a la inmunidad total: alta traición y atentado a la Constitución. Los beneficiarios podrán renunciar a la suspensión de los procesos, y la medida regirá por una sola legislatura, con la salvedad de que si el primer ministro es elegido dos veces durante la misma legislatura, seguirá siendo inmune.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Además, se suspenden los plazos de la prescripción de los delitos, aunque las partes ofendidas podrán continuar los juicios en sede civil.

La ley se asemeja mucho a la llamada ley Schifani, declarada inconstitucional en 2004. La diferencia es que el texto actual hace suyas las prevenciones advertidas entonces por el alto tribunal. Sustituye el palabro "improcedibilidad" por "suspensión de los procesos", y excluye de los cargos al presidente de la Corte Constitucional, porque no ha sido elegido en las urnas.

El Gobierno anunció que dará tratamiento prioritario al texto para convertirlo en ley "lo antes posible" durante el mes de julio. Según Alfano, es un texto "sobrio y austero" que debería alcanzar "amplio consenso en el Parlamento" y que tiene "plena coincidencia con las indicaciones" que dio el Tribunal Constitucional hace cuatro años.

Para muchos miembros de la oposición, se trata de una ley ad persónam, pensada y redactada para conceder inmunidad a Berlusconi en el caso Mills. El ex juez Antonio di Pietro anunció que su grupo, Italia de los Valores, promoverá un referéndum: "Queremos que los ciudadanos nos digan si es justo que quien gobierna no sea procesado". El Partido Democrático, a través de su portavoz Anna Finocchiaro, advirtió de que la ley sólo debe entrar en vigor "a partir de la próxima legislatura".

El líder libio, Muammar el Gaddafi, saluda a Silvio Berlusconi en el puerto de Sirta ayer al inicio de la visita oficial del primer ministro italiano.
El líder libio, Muammar el Gaddafi, saluda a Silvio Berlusconi en el puerto de Sirta ayer al inicio de la visita oficial del primer ministro italiano.AFP

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50