Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El dinero viaja hacia el este

China destronará a EE UU como destino de la inversión extranjera

El apetito inversor de las grandes multinacionales marca en su termómetro un sigiloso desplazamiento de poder desde Occidente hacia las economías emergentes: entre las brumas de la crisis financiera, el atractivo de Estados Unidos como destino de inversión extranjera se mantiene a corto plazo, pero, a cinco años vista, China llegará a desbancar a la primera economía del mundo como primer imán, según una investigación de la consultora KPMG.

"Estamos ante una nueva fase del desarrollo económico global", abre fuego el estudio de la firma de servicios profesionales, presentado esta semana en su cumbre fiscal celebrada en Barcelona. Los BRIC (siglas que denominan las iniciales de Brasil, Rusia, India y China) despuntarán con fuerza como destinatarios de la inversión de las grandes empresas, sobre todo cuando se comparan con las tendencias a corto plazo, con la crisis en el cogote.

India será el país cuyo peso como destino inversor aumentará más

Las empresas priorizan el acceso a nuevos mercados a los bajos costes

Este avance se producirá en detrimento, sobre todo, de Estados Unidos. "En los últimos años Estados Unidos ha tenido un peso desproporcionado en la tarta de todos los fondos de inversión extranjeros globales, y eso cambiará", señala Sue Bonney, responsable del área fiscal de KPMG para Europa, Oriente Próximo y África (EMEA).

Según el Informe sobre las Inversiones en el Mundo de 2007 de Naciones Unidas, la entrada de inversión extranjera directa en Estados Unidos se situó en 175.394 millones de dólares en 2006, frente a 53.146 millones en 2003. El stock de inversiones acumuladas en ese país suma 1,78 billones de dólares.

Una mayoría de responsables de la estrategia de inversión de más de 300 compañías, fondos de capital riesgo y fondos soberanos de 15 países, entrevistados en abril, creen que la sequía del crédito sobrevolará sus estrategias entre dos y tres años. "No es una previsión inamovible, sino la expresión de lo que sienten las empresas. En principio, de sus respuestas no se deduce que la inversión vaya a retraerse, pero la crisis de los alimentos y un precio del petróleo por las nubes sin duda influirá en que las empresas deban esforzarse para lograr una inversión eficiente", explica Bonney.

Los países donde las empresas encuestadas piensan dirigir sus apuestas en los próximos 12 meses son Estados Unidos, y, a gran distancia, China y el Reino Unido. Pero dentro de cinco años el panorama cambiará.

Hoy, el gigante asiático no es visto como un coloso como productor industrial, tras haber captado 69.468 millones de dólares en 2006. Sin embargo, los inversores, que se acercan a China de la mano de una empresa mixta con un socio local, anticipan que "su influencia se expandirá rápidamente hacia otros sectores". En 2013, los encuestados sitúan a China en el mismo primer lugar que Estados Unidos en el área de servicios al consumidor; y en los primeros puestos en servicios a empresas, servicios financieros, tecnologías de la información, telecomunicaciones, productos industriales y minería.

Y no sólo estamos ante un punto de llegada. El capital chino se dice interesado en potenciar sus inversiones, sobre todo hacia Rusia, India y Brasil.

Sin embargo, el mayor vuelco en los próximos cinco años lo protagonizará India. Este país, que en 2006 sólo captó 16.881 millones de dólares, será el que registre un mayor incremento en el porcentaje de las inversiones extranjeras en cinco años, y sobre todo debido a la industria manufacturera. De 2008 a 2013, pasará a captar un 18% de todas las inversiones contempladas, cuando parte de un 8%.

A la hora de poner geografía a sus proyectos, y lejos de lo que podría esperarse, no son los bajos impuestos y unos costes laborales por los suelos lo que las compañías aseguran andar buscando a la hora de poner geografía a su capital. Los cinco primeros factores son, de más a menos, la posibilidad de acceder a nuevos y grandes mercados, la estabilidad política, un sistema normativo neutro y unas infraestructuras potentes. El régimen fiscal figura en sexto lugar, y los bajos costes laborales, en último puesto.

"Importa más la estabilidad fiscal que un tipo de impuesto de sociedades bajo o que la existencia de incentivos específicos como las vacaciones fiscales", precisa María José Aguiló, responsable del área fiscal de KPMG Abogados en España. "Si el resto de factores funciona, la fiscalidad es sólo un factor más, siempre que sea estable. Las empresas buscan, sobre todo, entornos predecibles", añade Bonney. -

España opta por Brasil

Brasil, que en 2007 creció un 5,3% y ha logrado bajar la inflación a niveles inferiores al 4%, es el primer destino de las inversiones españolas. Aparece en primer lugar como destino para los próximos 12 meses, pero, sobre todo, se despega del resto, como China o Estados Unidos, a cinco años vista.

En el caso de las empresas españolas, el mayor vuelco entre 2008 y 2012 lo protagonizarán, sin embargo, mercados maduros como el francés, el británico y o el alemán. Se confirmaría, pues, la tendencia reciente de las empresas españolas, que hasta hace poco habían concentrado su expansión en América Latina y que ya se atreven con países vecinos como Francia (Abertis o Sacyr) o, sobre todo, Reino Unido (Santander, Telefónica, Ferrovial o Agbar).

Europa occidental ejercerá mayor influjo, paradójicamente, que los países del Este. Y "España será, tras el Reino Unido, el país europeo que más incrementará, con un 2%, su cuota global de inversiones foráneas" en los próximos cinco años, afirma el estudio de KPMG. Pero Aguiló anima al Gobierno español, sobre todo, a intentar moderar la inflación. Sobre todo, de España captarán capitales los servicios financieros (hasta un 11% del total) e inmobiliario: hoy, las intenciones de poner dinero en esta área son del 0%. Pero, en 2012, subirán al 9%. Las empresas españolas sí dan una mayor puntuación a una mano de obra barata como factor de localización de inversiones, seguido de la calidad de esa mano de obra y de la estabilidad política. El régimen fiscal aparece en la cola. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 2008

Más información