Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bollywood acecha a Hollywood

Steven Spielberg ultima un histórico acuerdo con un millonario productor indio que permitirá a DreamWorks independizarse de Viacom-Paramount

Bollywood creció como un guiño exótico a Hollywood. Una gigantesca burbuja musical y colorista capaz de llegar a millones de personas y de crear su propio star-system sin competir con el fértil valle californiano. Pero los tiempos cambian y ahora es la millonaria industria del cine indio la que acecha Hollywood a golpe de chequera. Steven Spielberg está a las puertas de cerrar un acuerdo con el magnate indio Anil Ambani para que DreamWorks sume fuerzas con Reliance Big Entertainment, una operación que podría llegar a transformar la industria a ambos lados del Pacífico.

DreamWorks (Salvar al soldado Ryan, Dreamgirls) saldrá así del paraguas de Paramount Pictures (Iron Man), filial de Viacom, a final de este año. Si cuajan las conversaciones, Spielberg ganará independencia y Ambani se hará con el control de uno de los estudios de cine de ficción más creativos y exitosos del negocio, que suministrará contenidos al gigante conglomerado de medios indios. Y es que la industria india necesita también tener un pie en Los Ángeles para su expansión mundial y dispone del efectivo para hacerlo. En el pasado Festival de Cannes ya anunció un acuerdo para financiar proyectos cinematográficos con George Clooney, Brad Pitt, Tom Hanks y Jim Carrey. Pero Ambani, casado con la actriz Tina Munim, tendrá que saber lidiar con el orgullo profesional de Steven Spielberg.

Walt Disney y Warner Brothers estudian aterrizar en el país asiático

Es público que el director soporta mal a sus jefes de Paramount

DreamWorks, uno de los mayores estudios cinematográficos del mundo, conocido por su exitosa película de animación Shrek, separó su división de cine de animación del de ficción en 2006, pero Viacom-Paramount distribuye ambos.

Se habla de que Ambani, el sexto hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada en 42.000 millones de dólares, estaría dispuesto a poner sobre la mesa hasta 600 millones para apoyar la nueva aventura empresarial de Spielberg. La industria sigue muy de cerca los movimientos del creador de Indiana Jones y los de su socio y amigo David Geffen, fundadores en 1994 del estudio californiano junto a Jeffrey Katzenberg.

La India es para Hollywood la nueva tierra prometida. Es uno de los mercados con más potencial, por el crecimiento de su economía y de su población. DreamWorks no es la única que intenta pegarle un bocado a tan suculenta tarta. Walt Disney, Sony Pictures y Warner Brothers ya están invirtiendo en productoras y compañías de medios en el país.

DreamWorks fue vendida a Viacom hace dos años y medio, tras una década funcionando como compañía independiente. La relación con Paramount está siendo muy tensa desde entonces. Es público y notorio que ni Spielberg ni Geffen han sabido lidiar en los últimos años con la pérdida de la independencia. Y no soportaban que los jefes de Paramount se colgaran las medallas de los éxitos de DreamWorks. Ambani tampoco es ajeno a los problemas y sus intereses chocan con los de su hermano Mukesh, más interesado por las telecomunicaciones que por el cine.

Viacom, por su parte, se esfuerza por hacer ver a los inversores que los estudios Paramount seguirán teniendo una sólida posición financiera cuando se produzca la escisión a final de año. Pero como señalan los especialistas en esta industria, los gestores de Paramount tendrán que demostrar que están a la altura de mantener vivo el negocio sin una de sus mentes más creativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de junio de 2008