Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INE cifra las labores del hogar en el 27% del PIB

Una buena parte de la economía permanece invisible a las estadísticas. Las tareas del hogar, que realizan mayoritariamente las mujeres, aportan al país una riqueza equivalente al 27,4% del producto interior bruto (PIB). Lo relevante de esta cifra, más modesta que otras difundidas por diferentes expertos, es que la avala el propio Instituto Nacional de Estadística (INE), según un estudio publicado este mes.

El INE entra así de lleno en un debate controvertido, pues algunos colectivos defienden que la importancia del trabajo doméstico en la economía justifica la remuneración de quienes desempeñan esas tareas (generalmente amas de casa). El estudio, Una cuenta satélite de los hogares en España, cuyo contenido fue publicado ayer por el diario Cinco Días, cifra en 214.889 millones de euros el valor añadido que esas actividades aportan al país. Con los datos de 2003 -los que utiliza de base este trabajo-, esa cantidad equivalía al 27,4% del PIB.

Si ese peso sobre la economía se hubiese mantenido, las labores domésticas sumarían hoy 307.291 millones de euros, una cantidad cercana al gasto total que está acometiendo el Estado este año, según los Presupuestos de 2008. Al sumar esa cantidad al volumen del PIB, éste crecería un 27,4%, hasta 1,4 billones de euros.

Cuatro euros por hora

Para elaborar esas cifras, el estudio tiene en cuenta exclusivamente los trabajos no remunerados. Es decir, no se incluyen las labores domésticas desempeñadas por empleadas de hogar, pues se supone que éstas ya figuran en el PIB. Los datos consideran que quien realiza las labores del hogar recibe un salario neto de 4,33 euros por hora de trabajo, equivalente al que percibe de media el personal doméstico. Se trata, pues, de una estimación prudente.

Más allá del valor económico que aporta, el INE incide en la distribución desigual de esas tareas entre hombres y mujeres. De los 46.375 millones de horas anuales que se invierten en el hogar, el 73% recae en las mujeres. No hay ninguna actividad en la que el hombre se acerque a la mujer en tiempo invertido. La más desigual de todas es la correspondiente al vestido (lavado, planchado y confección de ropa). La actividad que requiere más dedicación es la culinaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008