Los barceloneses celebran la devolución del castillo de Montjuïc

Miles de barceloneses (unos 40.000 según el consistorio) acudieron ayer al castillo de Montjuïc para celebrar su devolución a la ciudad por el Ministerio de Defensa. La fiesta culmina la orden ministerial que hace un año otorgó la titularidad a la ciudad. Hubo cientos de globos blancos, palomas, gigantes, música, trabucaires y una fideuà gratuita para unas 3.000 personas.

El castillo tiene una historia siniestra a sus espaldas, que la memoria popular asocia a los consejos de guerra y fusilamiento de anarquistas y del presidente de la Generalitat Lluís Companys. El cantautor Raimon coronó la jornada con un concierto en el foso de Santa Eulàlia. Allí fue fusilado Companys.

El Ayuntamiento quiere instalar en Montjuïc un Centro Internacional de la Paz y una exposición y retirar el museo militar.

El Ejecutivo socialista impulsó una ley para ceder el castillo. La norma establecía que la permanencia de las antenas militares y el personal necesario y el acuerdo unánime de las tres administraciones para tomar decisiones sobre la fortaleza. La ley quedó bloqueada en el Congreso y, en mayo de 2007, el Gobierno cedió el castillo con una orden ministerial.

Tras cruzar el puente de acceso a la fortaleza, del siglo XVII, unos carteles daban la bienvenida con un elocuente "Barcelona tiene castillo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS