Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta por la crisis

La Generalitat mirará con lupa los despidos anunciados en plena huelga

Seat empezará a negociar el lunes el expediente de 8.800 trabajadores

Que ninguna empresa se escude en la huelga de transportistas que ha dejado el país al borde de la asfixia para justificar la particular situación que atraviesa por la crisis económica. Éste es el mensaje que lanzó ayer el Gobierno catalán con relación a los expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales que han planteado varias industrias catalanas, como Seat, Sharp y Montesa, que lo retiró ayer.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, advirtió de que su Ejecutivo será "muy riguroso" con los despidos planteados y pidió a las empresas que actúen con "responsabilidad" y que no "aprovechen el paro "para plantear otras cuestiones que tienen más trascendencia". En términos similares se expresó Mar Serna, consejera de Trabajo. Serna afirmó que seguirá un "criterio restrictivo" en la interpretación de la norma legal que permite los ERE temporales por motivos de causa mayor.

La jurisprudencia sólo considera como causas de fuerza mayor, argumento utilizado por las empresas, fenómenos naturales como incendios o inundaciones. "No creo que el legislador estuviera pensando en la protesta patronal, que no huelga, actual", espetó la consejera, quien apeló al "sentido común" de las empresas para que, en todo caso, apliquen herramientas de flexibilidad que ya utilizan algunas empresas.

Una de ellas es Seat -la famosa bolsa de horas, que permite trabajar más cuando hay más trabajo y viceversa, para acompasar la producción a la demanda-, justamente la que mantiene el ERE temporal más numeroso de España encima de la mesa: 8.806 trabajadores. La dirección y los sindicatos empezarán a negociar las condiciones de los despidos el lunes, con la mediación de la Generalitat. Tienen cinco días hábiles.

Seat y Nissan, dos de las primeras empresas que tuvieron que parar la producción por falta de piezas -lo que evidencia la debilidad del sistema de producción just in time, bueno para ahorrar costes-, reanudaron ayer por la tarde su actividad y esperan estar a pleno rendimiento a partir del lunes.

El ajuste temporal de Sharp se limitará sólo a un día, en concreto el jueves, informaron fuentes de la compañía. Afectará a 387 trabajadores y la empresa se ha comprometido a complementar el subsidido de desempleo para que los empleados perciban su sueldo íntegro.

Los empresarios textiles, por su parte, también mostraron su "preocupación" por si el retraso en el servicio de productos puede llegar a provocar la anunulación de pedidos. Muchos talleres han tenido que parar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008