Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola pide estabilidad para hacer nuevas inversiones

Sánchez Galán carga contra EDF y rechaza fusiones

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, exige al Gobierno un marco estable y eficiente para abordar inversiones y modernizar el sector eléctrico. En un encuentro en Nueva York, previo al acto en el que recibió el premio como líder empresarial del año que otorga la Cámara de Comercio España-Estados Unidos, Sánchez Galán lanzó una dura crítica a la política energética seguida en los últimos años por los respectivos Gobiernos.

"España no es precisamente un ejemplo de claridad regulatoria", incidió, para remachar: "Hay que intentar dar estabilidad al mercado para que deje de estar sometido a turbulencias".

Sánchez Galán subrayó que el país necesita inversión en redes y en infraestructuras y que eso requiere transparencia para que los mercados internacionales den la confianza a las empresas para hacer esas inversiones. En cualquier caso, dio un voto de confianza al ministro de Industria, Miguel Sebastián, del que manifestó que entiende muy bien las necesidades del sector. La regulación que pide Sánchez Galán busca que se fijen las necesidades, las fuentes de energía y la tecnología que se va utilizar, así como la financiación. En su opinión, hay que tener muy en cuenta que la energía es un bien escaso y que hay que cuidarla.

Renovables

En ese sentido, Iberdrola apuesta firmemente por las energías renovables, pero no desecha otro tipo de energía como la nuclear. "Un país como el nuestro no se puede permitir el lujo de cerrar nucleares", recomendó. Luego añadió: "No me compete a mí decir si hay que hacer más centrales nucleares o no, nosotros nos acoplamos a lo que dicen los Gobiernos de los países en los que estamos".

El empresario salmantino se refirió entonces al futuro de Iberdrola y a las propuestas de fusión que la unen con otros grupos empresariales españoles y europeos. "No tenemos muchos sectores de los que podamos presumir de tener una empresa entre las cinco mayores del mundo e Iberdrola es la cuarta del suyo", sacó pecho Galán para después mandar un mensaje al Gobierno español: "Ya somos campeones nacionales".

Después, Sánchez Galán aclaró que la empresa que preside no necesita fusiones ni con empresas españolas ni europeas, en respuesta a la posible integración con Gas Natural y los supuestos intentos del grupo público francés EDF.

Sobre EDF fue categórico, después de atacar la condición de empresa pública de la compañía: "Se necesitan empresas capaces de competir en el mercado internacional y nosotros somos tan grandes como los demás europeos y con más valor, por ejemplo, que E.ON o Enel". El presidente de Iberdrola, por otra parte, llegó a Nueva York con la decisión de que su empresa no va a pujar por British Energy, porque la eléctrica pide mucho dinero, explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008