Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Recuerdo frente al olvido

El 12 de junio de 1938 fallecía en Gernika Francisco Sepulcre Cabanes. Siendo un niño ya había sido sentenciado a muerte por parte del Ejército Nacional. Estando enfermo de tuberculosis, algún mando fascista lo envió al Hospital Militar Penitenciario de Gernika, donde fueron enviados muchos más, puesto que con semejantes enfermedades podían contagiar al resto de presos del campo de concentración de Burgos e incluso a militares nacionales y civiles. Decidieron entonces recluiros en un centro aislado, los trasladaban en tren, y para que los supervivientes de este municipio no tuviesen constancia de esto, los trenes llegaban de noche y tenían un apeadero propio, lejos del municipio.

En este centro fallecieron 270 republicanos, víctimas del olvido, la barbarie y el fascismo, puesto que únicamente contaban con un responsable militar, un médico y varias enfermeras. Simplemente se les dejó morir, mientras el responsable de este centro se enriquecía, quedándose con las partidas económicas destinadas a alimentos y tal vez a medicamentos. Hoy, en el 70º aniversario de tu asesinato, nada puede probarse, ni a nadie puede acusarse, simplemente recordarte y transmitir el legado de tu asesinato a todos tus familiares vivos, para que nunca caigas en el olvido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2008