Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y Estados Unidos acuerdan medidas adicionales contra Irán

Bush inicia en Eslovenia su última gira por Europa

El presidente estadounidense, George Bush, viajó ayer a Europa por última vez antes de abandonar la Casa Blanca en enero. Visitará países como Eslovenia, miembro de lo que su Administración bautizó como la "nueva Europa" meses antes de la invasión de Irak de 2003, jóvenes democracias recientemente alineadas con Washington. Allí tendrá hoy lugar una devaluada cumbre UE-EE UU en la que, según se comenta en medios europeos, uno de los puntos álgidos será el debate sobre la política comercial de los Veintisiete. Pero Bush podrá celebrar en público que ambos lados del Atlántico están de acuerdo en seguir presionando contra los planes nucleares de Irán.

EE UU y la Unión piden a la ONU que envíe observadores a Zimbabue

Tras una batería de resoluciones sancionadoras en Naciones Unidas que no han hecho mella en el régimen iraní, el comunicado final de la cumbre establece que Washington y la Unión "están dispuestos a complementar las sanciones con medidas adicionales". Sin dar detalles, el documento especifica: "Seguiremos trabajando para asegurar que los bancos iraníes no abusan del sistema bancario internacional para apoyar la proliferación y el terrorismo".

Ante la incertidumbre de Kosovo, ambas partes se conjuran para dar estabilidad al territorio. "La UE celebra la participación de Estados Unidos en Eulex", dice el comunicado, en referencia a la cuestionada misión con la que la Unión pretende contribuir a la creación de un Estado de derecho en Kosovo, que ahora será reforzada por Washington.

El texto también incluye la petición de EE UU y la UE al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para que envíe "inmediatamente" un equipo de observadores a Zimbabue que "controle el respeto a los derechos humanos e impida más abusos". Las tensiones han aumentado en el país africano ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el próximo día 27, que enfrentará a Robert Mugabe con el opositor Morgan Tsvangirai. Éste ha sido detenido dos veces la semana pasada mientras hacía campaña.

Fuera del comunicado final, la UE ve esta cumbre como una de transición hacia un futuro por determinar. "Desde 2005 la Administración de George Bush es menos unilateralista. Ha buscado con más regularidad nuestra opinión y nuestro apoyo", comenta una fuente europea. "En Oriente Próximo, en los Balcanes o en Irán hay mucha cooperación". Pero en el último año ha habido pocas novedades ante la realidad de un presidente en la vía de salida. "La Administración se ha visto frenada varias veces por el Congreso. No hay mucho que hacer".

La devaluación de la presidencia de Bush quedó en evidencia hace dos meses en la cumbre de la OTAN de Bucarest, cuando los aliados se negaron a abrir la puerta a Georgia y Ucrania como reclamaba la Casa Blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008