Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un concejal de Benidorm rechaza haber prevaricado

El concejal de Urbanismo, Escena Urbana y Aperturas en Benidorm, José Ramón González de Zárate, compareció ayer en el Juzgado de Instrucción número 5 de Benidorm por un presunto delito de prevaricación por ordenar el cierre del cámping La Torreta el pasado 30 de noviembre. El autor de la denuncia es el propietario del establecimiento, su ex compañero de partido Salvador Moll, que fue primer teniente de alcalde en la anterior Corporación. Moll cuestiona los informes técnicos en los que se sustenta la decisión de González de Zárate y considera injusta la orden de cierre. El concejal de Urbanismo acudió al Palacio de Justicia solo, declaró durante casi dos horas y se escudó en los informes técnicos.

González defendió la decisión, tomada después de las lluvias de octubre por el riesgo de inundación existente en la zona. El concejal explicó que el cámping no se ha adaptado al reglamento aprobado en 2002 por el Consell que prohíbe ubicar campamentos turísticos en terrenos inundables y señaló que Moll no aportó la documentación requerida. Además del edil compareció el aparejador que firmaba un informe externo, y hoy está previsto que lo hagan dos funcionarios que avalaron su decisión: el encargado de aperturas y el secretario del jefe de la Policía Local.

Moll, enfrentado a la dirección del actual gobierno municipal del PP, asegura que ningún cámping de Benidorm se ha adaptado a la normativa que se le exige a él. El ex concejal considera que la revocación de la licencia se produjo mientras él había recurrido el procedimiento a la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 2008