Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

El fin de un mito

La muerte de Tirofijo descabeza las FARC, pero cualquier optimismo sería prematuro

La muerte, a causa de un infarto y "en brazos de su compañera", según un portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de Pedro Antonio Marín Marín, alias Manuel Marulanda Vélez, alias del alias Tirofijo, próximo a los 80 años y jefe de una guerrilla que lleva más de 40 luchando contra el Estado colombiano, plantea un interrogante sobre el futuro. Habida cuenta de que hacía años que el líder no tenía control directo sobre sus fuerzas, por lo que éstas funcionaban como confederación de frentes, su desaparición no tendría por qué cambiar las cosas. Bogotá añade que ya hay sucesor, Alfonso Cano, de 52 años, nacido Guillermo León Sáenz, que es la presunta caución ideológica de una guerrilla que se dice comunista pero practica el crimen atroz y vive del narcotráfico, y el jefe militar sigue siendo Jorge Briceño, Mono Jojoy, con lo que la continuidad del poder parecería asegurada.

La realidad podría ser, sin embargo, muy otra. La política de seguridad democrática del presidente Uribe, criticada por su relente autoritario, y a cuyo amparo más de 60 legisladores uribistas están en la cárcel o sometidos a investigación por sus relaciones con los paramilitares -mercenarios, igual de criminales que las FARC-, ha dado golpes decisivos a los insurgentes. El 1 de marzo pasado un comando mató al segundo jefe de la fuerza, Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano; otro miembro de la cúpula dirigente, Iván Ríos, caía poco después; y en los últimos meses varios jefes guerrilleros han sido apresados o se han entregado. Hoy, las FARC no cuentan seguramente con más de 10.000 u 11.000 hombres, cuando eran casi 20.000 en los años noventa e infligían durísimos golpes al Ejército.

El clima de optimismo que reina en Bogotá podría, sin embargo, ser prematuro, porque, aun en caída libre, la liquidación de las FARC será muy problemática, en especial si se cede a la tentación de la victoria a sangre y fuego. Hoy, sin Marulanda, como ayer con el viejo bandolero, la solución negociada debería seguir siendo contemplada para devolver la salud política a una Colombia en la que la reinserción -ahora detenida- de los paras ha hecho muchísimo daño.

Una cosa, con todo, parece clara. Si Uribe abrigara la idea de un tercer mandato en 2010, la muerte de Pedro Antonio Marín Marín, con todos sus alias, le encarrilaría formidablemente las cosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2008