Fuga química en Barcelona

300 litros de dimetilamina se derraman en el puerto

El puerto de Barcelona sufrió ayer un escape de unos 300 litros de dimetilamina, una sustancia inflamable y corrosiva. La fuga se produjo a las 8.40, durante el vaciado de un contenedor de 24.000 litros, por la rotura de una válvula de seguridad y obligó a activar los planes de emergencia del Ayuntamiento y la Generalitat por riesgo químico.

Como medida de seguridad estuvo cortada durante ocho horas la ronda Litoral, una de las principales entradas y salidas de Barcelona, lo que provocó colas de hasta siete kilómetros. Cuando se completó el vaciado del contenedor se restableció el tráfico. El jefe de guardia de los bomberos de Barcelona tuvo que ser evacuado y hospitalizado al sufrir una intoxicación, y fue dado de alta horas después.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS