El 'no' desata una interinidad inédita

La comunidad universitaria rechaza la reelección de Pérez con el 54% de los votos - Los nuevos comicios no se podrán celebrar antes de seis meses

La Universidad del País Vasco (UPV), una enorme institución formada por más de 40.000 personas y que gestiona un presupuesto anual de cerca de 500 millones de euros, quedará sumida durante al menos medio año en una situación de interinidad inédita en su historia, dirigida por un equipo que permanecerá en funciones.

"Es un resultado contundente. No tengo nada que alegar", dice Pérez
Más información
Vigilancia policial para votar

La Universidad del País Vasco (UPV), una enorme institución formada por más de 40.000 personas y que gestiona un presupuesto anual de cerca de 500 millones de euros, quedará sumida durante al menos medio año en una situación de interinidad inédita en su historia, dirigida por un equipo que permanecerá en funciones. Éste el panorama que abre el claro triunfo del no que la comunidad universitaria dio al hasta ayer ahora rector, Juan Ignacio Pérez (Salamanca, 1960), en unas elecciones en las que concurría en solitario para intentar ser reelegido por otros cuatro años de mandato. "La comunidad universitaria no está de acuerdo con el trabajo de cuatro años y con el proyecto. Se ha pronunciado con absoluta claridad", admitió Pérez anoche al presentar los resultados provisionales de los comicios.

Algo más de la mitad de la comunidad universitaria (en conjunto el 54,6% frente al 45,4 del sí, si bien el voto era ponderado) ha decidido negar su apoyo a un rector que tenía serios frentes abiertos en cada uno de los estamentos llamados a votar. El profesorado estaba indignado con un proceso de asignación de complementos salariales lleno de irregularidades y atrasos y el personal administrativo se enfrenta a la incertidumbre de tener que superar unas oposiciones para lograr su estabilidad.

El alumnado, por su parte, caracterizado siempre por una baja participación en los procesos electorales en la universidad pública, ha respondido al llamamiento del sindicato Ikasle Abertzaleak (IA) a la abstención como protesta a la aplicación del conocido como Proceso de Bolonia, que equipara los estudios superiores en la Unión Europea. Apenas acudieron ayer a las urnas 1.500 de los 48.000 alumnos que tenían posibilidad de votar. Sin embargo, entre los doctores permanentes y el personal administrativo, donde el no fue claramente mayoritario, la participación superó el 71%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ningún sindicato había dado su apoyo explícito al rector, quien además ha podido generar entre los sectores universitarios no nacionalistas.

Pese a estos obstáculos a los que se enfrentaba, el no ha pillado por sorpresa a un equipo rectoral que en todo momento se había mostrado seguro y optimista a lo largo de la campaña. Y abre una situación de inestabilidad inédita que ayer dejaba perpleja a buena parte de la comunidad universitaria.

Pérez tiene a su favor haber multiplicado el presupuesto de la universidad gracias a su buena sintonía con el Gobierno vasco y el Departamento de Educación, en manos de EA. Ha puesto en marcha una reforma de las infraestructuras sin precedentes. Incluso los asuntos conflictivos antes citados esconden la otra cara de la moneda. Por ejemplo, el nuevo sistema universaliza los pluses salariales, por lo que muchos docentes han cobrado complementos por primera vez.

Además, Pérez ha utilizado dos bazas durante las últimas semanas para alentar la participación. Primero, se refirió a la difícilmente gestionable situación de interinidad que abriría una victoria del no. Después del asalto estudiantil al Rectorado del pasado martes, reclamó también una respuesta contundente en las urnas a la violencia de los alumnos abertzales, que ayer no lograron perturbar la jornada, salvo mínimos incidentes, por la presencia policial.

La participación ha sido elevada, pero no ha surtido el efecto esperado. Así lo reconoció él propio rector: "Ha habido participación como yo había pedido. Es un resultado contundente, no tengo nada que alegar".

La victoria del no abre otra incógnita: qué ocurrirá si en medio año no se forma una candidatura solvente. Pérez volvió a dejar claro ayer que no volverá a presentarse. "Como somos académicos, nos seguiremos dedicando a nuestras tareas", señaló. El catedrático de Álgebra Antonio Vera, quien intentó sin éxito desafiar al biólogo, no goza de la confianza de la comunidad universitaria, por no haber recabado los apoyos suficientes, no contar con experiencia en gestión y haber basado su estrategia de oposición en la crisis de los complementos en vez de presentar un proyecto propio.

El reglamento de la Universidad del País Vasco prevé que el rector continúe ahora en funciones y se convoquen nuevas elecciones en un plazo máximo de 30 días, con lo que coincidiría con el periodo de las vacaciones estivales. Esto obliga, en la práctica, a que la situación de interinidad se prolongue durante varios meses.

El rector, Juan Ignacio Pérez, con rostro cariacontecido cuando anunció anoche los resultados de los comicios que suponen la derrota de su candidatura.
El rector, Juan Ignacio Pérez, con rostro cariacontecido cuando anunció anoche los resultados de los comicios que suponen la derrota de su candidatura.TXETXU BERRUEZO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS