Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'meninas' y los 'colosos' de Valdés toman la calle

Barcelona recibe 17 piezas del artista, concebidas para espacio público

"No me interesa la escultura conmemorativa, me gustan las obras vivas, cercanas, que saben hacer amigos; me gusta que la gente las toque y se saque fotos a su lado". Lo afirmó el artista Manolo Valdés, en Barcelona, donde acudió para inaugurar la exposición Esculturas monumentales, que le dedica la Obra Social de La Caixa, en el marco del programa Arte en la calle, que se estrenó el año pasado con las obras de Ígor Mitoraj. La muestra, instalada hasta el 15 de junio, en el tramo de la rambla de Cataluña que va de Gran Vía a Consejo de Ciento, se compone de 17 piezas de grandes dimensiones, inspiradas en piedras miliares de la historia del arte, que incluyen una serie de cinco meninas, tres colosos, una dama de Elche, una odalisca y varias cabezas de mujer.

"Me gustan las obras cercanas, me gusta que la gente las toque"

No es la primera vez que el artista se mide con el espacio público y en los últimos años ha realizado obras en varias ciudades, como una serie de esculturas que hablan, "no con recursos tecnológicos, sino con textos integrados en las propias figuras", resultado de una colaboración con el escritor Mario Vargas Llosa. "El arte público habla a la gente. No es necesario que nos acerquemos al arte de forma heroica, aunque sea una aproximación lateral, lo importante es que se produzca, porque muchos se quedan enganchados", aseguró el artista en presencia del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, satisfecho con el evidente interés que el descubrimiento de sus obras, suscitaba entre los transeúntes.

"Los museos son instituciones necesarias, pero el arte no es su patrimonio exclusivo, no se ha concebido para ellos. Las exposiciones temporales sirven para atraer público, pero lo importante de un museo es su colección y ésta requiere tiempo y medios. A menudo, los tiempos políticos no coinciden con los del arte y los directores no llegan a desarrollar su proyecto. Los vivos presionamos demasiado y conseguimos ocupar mucho lugar, pero el tiempo lo arreglará todo", afirmó el artista, quien se dio a conocer como miembro del Equipo Crónica, que fundó en 1964 junto con Joan Toledo y Rafael Solbes. "Una de mis principales influencias fue el arte pop, de allí la costumbre de reinterpretar varias veces el mismo tema. No me importa ser un artista con repertorio, como los cantantes. Para muchos creadores la originalidad es prioritaria, pero no es mi caso. No me importa repetir un sujeto, siempre que pueda ofrecer nuevas interpretaciones, a veces incluso trabajo el mismo tema en pintura y escultura. También me gusta trabajar a partir de las obras de otros. He sido influido por Velázquez, Matisse y varios artistas". Desde el fallecimiento de Solbes, en 1981, Valdés trabaja en solitario alternando pintura y escultura y su presencia se multiplica en exposiciones colectivas y personales, como las que prepara para San Petersburgo y Pekín, que se instalarán parte en un museo y parte en el espacio público. El artista, que vive en Nueva York, desde hace más de dos décadas, no tiene ninguna intención de volver a España. "No es que en Nueva York estén los mejores artistas, es que por allí pasan todos y traen lo mejor que saben hacer".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 2008