Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de empresarios catalanes intenta pujar por Spanair

La Generalitat sólo estudiará respaldar la oferta si es rigurosa

Un grupo empresarios del entorno de la Fundación Privada de Empresarios (Femcat), presidida por Joaquim Boixareu, consejero delegado de Irestal Group, está intentado formar una oferta con el respaldo de la Generalitat para comprar la compañía aérea Spanair, propiedad del grupo sueco SAS, por la que también puja Iberia.

Varios de estos empresarios se han reunido con el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), el órgano de crédito público del Gobierno catalán, para pedir ayuda económica en la carrera, pero fuentes del Departamento de Economía y Finanzas recalcaron que el ICF "sólo lo estudiará cuando haya una oferta concreta, con un plan de negocio, con una aerolínea".

Otras fuentes de la Generalitat corroboraron esta actitud y agregaron que el respaldo público catalán, ya sea político o económico, dependerá en cualquier caso "de la oferta que decida apostar por Barcelona y por desarrollar el aeropuerto de El Prat". Todo ello en la misma línea de lo que manifestó el Gobierno catalán cuando, hace unos meses, el grupo Gadair saltó a la palestra anunciando su intención de comprar Spanair y convertirla en la alternativa catalana a Iberia, pero esta intentona de un grupo de empresarios hasta entonces desconocidos no ha prosperado de momento.

El que ayer levantó la liebre respecto a las intenciones de Femcat fue el presidente de Turismo de Barcelona, Joan Gaspart.

Durante su intervención en un debate sobre El reto del turismo en la Cataluña del siglo XXI, Gaspart señaló que este grupo de empresarios negociaba la creación de un consorcio público privado para pujar por Spanair, según una información de Efe.

"Aunque luchamos con monstruos como Iberia (que ofreció en su día 300 millones de euros por Spanair), tenemos que intentarlo", dijo Gaspart.

El presidente de Turismo de Barcelona aseguró que la Generalitat y los empresarios de Femcat, muy significados en la batalla por la descentralización de El Prat, buscan un operador, que podría ser una de las grandes líneas aéreas internacionales, con capacidad financiera para participar en el consorcio y en la gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2008