Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precedente de Álvarez del Manzano y su costurera

El precedente más claro de una investigación del Tribunal de Cuentas al Ayuntamiento de Madrid fue el que protagonizó el anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano, también del PP, en 2000. Entonces fue sometido al mismo procedimiento de "alcance contable" por los gastos de su cuenta restringida, con cargo a las arcas municipales, que utilizó para hacer pagos de viajes con su esposa, donativos a entidades religiosas, a su costurera y compras de joyas, entre otros.

El Tribunal Constitucional le condenó en primera instancia por una "grave negligencia" y le obligó a devolver 103.776 euros. En realidad, el gasto fue de 171.345, pero la diferencia había prescrito. Álvarez del Manzano recurrió en apelación la decisión y al final consiguió que el Tribunal revocara la sentencia siete meses más tarde.

El ex regidor dispuso desde 1991 de una cuenta restringida de 42.689 euros anuales. Pero sólo comenzó a rendir cuentas de su gasto a partir de febrero de 2000, cuando salió a la luz pública su existencia. El alcalde nunca negó el uso privado que hacía de ese dinero, pero en su apelación la defensa alegó la inexistencia de una normativa sobre la gestión de esa cuenta. "No hay norma presupuestaria o contable en el ámbito local que regule los gastos de representación, protocolarios o de tipo benéfico social. La inexistencia de norma vulnerada impide que haya existido dolo, culpa o negligencia grave". Esa tesis fue asumida íntegramente por el ponente de la sentencia.

Como no estaba regulado, el Tribunal de Cuentas entendió que el ex alcalde, que ahora preside Ifema, no cometió ilegalidades al pagar, por ejemplo, un sueldo a la costurera de su mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 2008