Cultura 'readmite' a Nacho Duato

Tras anunciar su cese, el ministerio decide mantener al director de la CND

A Nacho Duato, a sus 51 años, sólo le han echado del valenciano colegio del Pilar cuando estudiaba Bachillerato. Desde aquellos lejanos días, el bailarín ha sido dueño de su destino, como ha quedado patente de nuevo. El viernes el ministro de Cultura, César Antonio Molina, le confirmó que seguiría al frente de la Compañía Nacional de Danza, pese a que Juan Carlos Marset, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), le había comunicado el 29 de abril (Día Internacional de la Danza) que sería cesado

"Algún día se tendrá que ir, y cuando se vaya, se irá contento", dice Marset

Más información

A Nacho Duato, a sus 51 años, sólo le han echado del valenciano colegio del Pilar cuando estudiaba Bachillerato. Desde aquellos lejanos días, el bailarín ha sido dueño de su destino, como ha quedado patente de nuevo. El viernes el ministro de Cultura, César Antonio Molina, le confirmó que seguiría al frente de la Compañía Nacional de Danza, pese a que Juan Carlos Marset, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), le había comunicado el 29 de abril (Día Internacional de la Danza) que sería cesado la temporada 2009-2010, como el resto de los directores de unidades de producción del organismo.

Duato, que anoche estrenó con éxito Alas en el teatro Châtelet de París, atendió por teléfono a este periódico "aún sudoroso" y recién llegado a su camerino. Se mostró muy contento por su continuidad: "Lo importante es que cuando me vaya mi obra seguirá", dijo el coreógrafo. "Cuando me anunciaron el cese no me lo creía, me vino muy de sorpresa. Por un lado entendía la decisión, pero no entendía por qué se tomaba tan precipitadamente. Ellos han rectificado y tengo que decir que he recibido mucho respeto. En una semana se aprende mucho y lo cierto es que desde el ministerio hablaron con los bailarines y hablaron conmigo, y han cambiado del todo su planteamiento".

El coreógrafo sostiene, con todo, que lleva años pensando en su relevo: "Todavía tengo muchas cosas que hacer, pero llevo 18 años y esto es muy duro..., maletas, viajes, problemas..., quiero pasar el relevo a alguien más joven y con más energía, alguien que se quede con la experiencia, el nombre y el repertorio". Y añadió: "No se puede cambiar continuamente a la gente que estamos haciendo patrimonio, ahora estoy contento de que quieran guardarlo para el futuro".

Sí se mantienen los ceses de los otros directores de unidades de producción del INAEM (Gerardo Vera, del Centro Dramático Nacional; Eduardo Vasco, de la Compañía Nacional de Teatro Clásico; José Antonio, del Ballet Nacional de España, y Luis Olmos, del Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela). Todo responde a la nueva política ministerial por la que los nombramientos de los profesionales al frente de estos centros deberán regirse por el código de buenas prácticas. Es decir, será necesario concursar por los puestos, normalmente a nivel internacional, y una comisión evaluará los proyectos presentados.

Marset, que ayer presentó en conferencia de prensa los objetivos y proyectos del INAEM para esta legislatura, afirmó: "Duato algún día se irá y cuando lo haga se irá contento".

Si tal cosa no sucede antes de que César Antonio Molina deje su puesto, Duato ostentará la marca de haber sobrevivido a nueve ministros de Gobiernos de distintos colores. El coreógrafo llegó a su puesto en 1990 cuando el director, actor y escritor Adolfo Marsillach, era director del Inaem y Jorge Semprún, ministro de Cultura. Ya en tiempos de Esperanza Aguirre como titular de la cartera, ésta intentó deshacerse de Duato, a pesar de su secretario de Estado para Cultura Miguel Ángel Cortés. Tras una conversación de Duato con el vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato el primero continuó al frente de la CND.

"El modelo de la CND conviene que siga como está y no desvirtuarlo", dijo Marset. "Lo que está hecho y funciona no lo queremos eliminar", dijo.

"Si van a Salzburgo irán a Getafe"

Finalmente ha sido Juan Carlos Marset, y no el ministro César Antonio Molina, como estaba previsto la semana pasada, quien dio a conocer ayer en conferencia de prensa los principales proyectos del Inaem.

El primero y principal es convertir este organismo en una agencia estatal, algo que tendrá que aprobar este verano el Ministerio de Administraciones Públicas. Una vez superado este trámite, el trabajo de la nueva Agencia Estatal de las Artes Escénicas y de la Música no habrá hecho sino empezar. Entre todas las tareas pendientes, destaca la creación de la Ciudad de las Artes Escénicas y de la Música que acogería diferentes espacios como el Centro Nacional de Documentación e Investigación, con una bibilioteca, archivo y salón de actos, y el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea y de las Músicas Populares. También se ubicarán allí varios centros educativos y artísticos asociados, así como las sedes de varias unidades de producción (Ballet Nacional, Compañía Nacional de Danza, Orquesta y Coro Nacionales de España) y un nuevo Auditorio Nacional.

Marset no confirmó que la sede de esa ciudad sería Getafe, a las afueras de Madrid, como se venía oyendo: "Tenemos varias propuestas y Getafe es una, pero también está Leganés [también cerca de la capital], entre otras". Preguntado por si cree que los espectadores acudirán a esas poblaciones a oír, por ejemplo, a la ONE, Marset comentó: "Si van a Londres, a Nueva York y a Salzburgo, con más motivo irán a Getafe; el público no me preocupa, porque es maduro y llena lo que se pone de calidad, y lo que está claro es que los nuevos auditorios no se pueden poner en el centro de las ciudades".

Marset dejó claro que la creación de esta ciudad es un empeño personal del ministro de Cultura: "Está decidido con este proyecto y antes del verano se sabrá su ubicación". Marset también confirmó que ninguno de los nuevos objetivos del Inaem está presupuestado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50