Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Teleasistencia

Desde hace unos 12 años disponía del servicio de teleasistencia en mi domicilio sin abonar un céntimo, pues cumplía y cumplo las normas para ello. Ahora, el Ayuntamiento de Ponferrada (León), donde resido y he trabajado casi toda mi vida y recién cumplidos 94 años, acaba de suspenderme dicho servicio porque no abono los tres euros mensuales que exige actualmente (BOP 27-12-07) para seguir accediendo a tal asistencia. El alcalde, en mayoría absoluta del Partido Popular, recauda a los que aspiramos a consumir los últimos tramos de existencia con una justa calidad de vida, la que nos hemos ganado y abonado con creces ya y, por tanto, ningún alcalde o partido nos regala desde el poder. Debería gestionar en beneficio de los ciudadanos, aunque seamos los más viejos del lugar, mostrándonos cierto cariño y aprecio, al menos protocolarios. Pero no, desprecia nuestra dignidad, inteligencia y respetabilidad al considerarnos más proclives a pagar por ser ancianos, más vulnerables. Maltrata nuestra sensibilidad por tres malditos euros que yo no debo ni voy a pagar si tampoco los pagaba hasta ahora. Allá el alcalde con su conciencia, con esta rancia alcaldada de hecho y con su política antisocial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de abril de 2008