La policía investiga el paradero de la colección Patterson

Indaga sobre un delito de contrabando

El pasado 3 o 4 de marzo -el responsable de Mudanzas Boquete no acertó a precisar la fecha exacta ante los agentes de la brigada de Patrimonio del Cuerpo Nacional de Policía- dos extranjeros pasaron por su almacén y retiraron la mayor parte de la colección privada de arte precolombino más importante del mundo.

Horas antes, el presunto propietario de la colección, Leonard Patterson, un supuesto mecenas con ficha policial por contrabando de animales exóticos, había abonado la factura por la custodia de las más de 1.000 piezas que él mismo había ordenado 11 años atrás, después de exponer la muestra en dos museos de la ciudad. Así que el camión con el tesoro amerindio valorado en más de 100 millones de dólares partió desde la empresa de mudanzas hacia un destino indeterminado que nadie parece conocer.

Fuentes del entorno de Patterson aseguraron a este diario la pasada semana que el trailer viajó a Alemania, donde reside el coleccionista, sin que ninguna institución impusiese objecciones legales. El destino del camión es precisamente lo que intentan averiguar los agentes de policía y el fiscal especializado en la defensa del Patrimonio que ayer confirmaron en Santiago la desaparición de la mayor parte de la muestra después de interrogar al propietario del almacén. Si prueba que las piezas cruzaron alguna frontera española, el ministerio público está dispuesto a imputar un delito de contrabando a Patterson, que no cuenta con el preceptivo permiso del Ministerio de Cultura para exportar la colección.

Petición de Guatemala

En su inspección de ayer, la brigada de Patrimonio de la Policia constató que en Santiago ya sólo quedan 190 objetos de los 222 que reclamó el Gobierno peruano, por si el juez decreta su devolución a Lima, algo que ya ocurrió con 31 piezas procedentes del expolio de una pirámide mochica del siglo I. El embajador de Perú ya ha mostrado su malestar al Gobierno español, por no custodiar el valioso patrimonio.

Sobre la mesa de la fiscalía espera ademas otra comisión rogatoria procedente de Guatemala por la que este país reclama 117 objetos más. Otros gobiernos como el de México y Argentina estudian seguir el mismo camino. La exposición El espíritu de la América prehispánica llegó a Santiago de la mano de Patterson, quien meses después de la primera exposición intentó vender la colección a la Consellería de Cultura. El informe de una arqueóloga experta en cultura precolombina frustró la operación y desencandenó esta rocambolesca historia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS