Reportaje:

El Bulli, otra vez número uno

Siete restaurantes españoles, en la lista de los 50 mejores del mundo

"Es un sueño. No tengo palabras. Ha sido un triunfo total para la cocina española", declaraba anoche en Londres Ferran Adrià al recibir, por tercer año consecutivo, su templo gastronómico El Bulli en Roses (Girona) el reconocimiento del mejor restaurante del mundo. La revista británica Restaurant anunció anoche en el transcurso de una cena sólo para chefs su esperado veredicto: la Lista San Pellegrino de los Mejores Restaurantes del Mundo. Se trata del barómetro anual más prestigioso de la alta cocina mundial y recoge las votaciones de 700 expertos del sector gastronómico y también los criterios de los lectores de Restaurant.

Al número uno Adrià le siguen en el segundo puesto el londinense The Fat Duck, del imaginativo chef británico Heston Blumenthal, y en tercer lugar, el restaurante parisiense del brillante chef francés Pierre Gagnaire. Al cuarto puesto asciende este año Andoni Luis Aduriz. Su ascensión en la lista de Restaurant ha sido fulgurante: apareció por primera vez en 2006 en el puesto 10º y el pasado año subió al 7º. "Es un joven chef que se ha ganado el respeto de los que fueron sus maestros y ahora le pisa los talones a tres leyendas culinarias", aseguran los organizadores de los premios.

Pero la buena noticia a la que se refiere entusiasmado Adrià es que hay siete cocineros españoles aupados al podio de los restaurantes del mundo: el veterano Juan Mari Arzak, que está en el octavo puesto; Joan Roca, con El Celler de Joan Roca (26º), Martín Berasategui (29º), Can Fabes de Santi Santamaría (31º) y el Asador Etxebarri, de Víctor Arguinzóniz (44º), un "descubrimiento" que resaltan los autores de la lista.

"La consecuencia para la cocina española es muy importante", insistía anoche Adrià sobre el liderazgo culinario que él y sus compañeros han hecho realidad en la cocina contemporánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de abril de 2008.