Reportaje:

El milagro chino de Mancha Real

Unos ejecutivos han montado en dos años la mayor fábrica europea de televisores planos

La quiebra de un sector genera a veces fenómenos como el de Mancha Real, un pueblo de 10.500 habitantes que fundó Carlos V hace 500 años para repoblar las tierras conquistadas a los musulmanes.

Aq uí un grupo de ejecutivos procedentes de compañías de electrónica e informática en quiebra o reestructuración decidió crear en 2005 una empresa que permitiría a los fabricantes chinos ahorrarse el coste del transporte de sus productos a Europa.

El año pasado facturó más de 90 millones y con las últimas cadenas de montaje que ha instalado tiene capacidad para ensamblar más de 8.000 productos diarios, desde televisores planos a reproductores para DVD, MP4, cadenas de alta fidelidad, marcos de fotografía digitales, ordenadores de mesa, portátiles y decenas de productos de electrónica de consumo.

Las cadenas automatizadas de EDM permiten montar más de 8.000 dispositivos diarios para Telefónica, Orange, Philips, Carrefour y Fnac

¿Cómo ha surgido este milagro en el corazón de una tierra dedicada al monocultivo oleícola y salpicada de extraordinarios edificios civiles encargados por nobles consejeros reales, como en las vecinas Baeza y Úbeda?

Antonio Jiménez (Linares, 45 años), consejero delegado y uno de los fundadores de Electronic Devices Manufacturer (EDM), la empresa en cuestión, lo explica así: "En 2005 nos reunimos varios directivos y viendo la que se avecinaba analizamos el sector. Vimos que al agudizarse la guerra entre las multinacionales, los fabricantes nacionales cerraban (en España han desaparecido las factorías de televisores de tubo). Nos fijamos en Asia y decidimos cambiar el modelo de negocio. Crear una fábrica para prestar servicios a terceros. Convertir en cliente a la competencia. No tener marca. Producir sin marca. Nuestra filosofía es hacer grandes las marcas de otros. La mejor marca es nuestra infraestructura y la calidad del servicio. Observamos que muchos productos de China se fabricaban en la República Checa y otros países del Este y que había un hueco de este tipo para nosotros".

Jiménez fue director comercial de Fujitsu. Se graduó como ingeniero electrónico industrial y tiene un máster en Administración de Empresas en el IESE. Como el resto de los demás directivos había desarrollado su carrera lejos de Jaén, pero tenían en común cierta proximidad con la provincia y Mancha Real. En un tiempo récord, reunieron a más de 40 accionistas que aportaron ocho millones de euros para la creación de la sociedad. Adaptaron las naves de una fábrica de muebles (el tradicional monocultivo industrial local) abandonada, trajeron de Asia varias cadenas de montaje y se pusieron a fabricar marcas blancas de aparatos de consumo para Telefónica, Orange, Philips, Carrefour, Dominium, Graef, Urende, Fnac, Tien 21, cadena Master, Verma.

"En electrónica de consumo disponemos de 11 cadenas que nos permiten montar 3.000 dispositivos diarios. Eso significa que somos la principal plataforma de fabricación de España y la tercera de Europa", subraya Jiménez.

Para la fabricación de televisores LCD (planos), la compañía ha instalado tres cadenas automatizadas de producción que permiten montar 5.000 televisores diarios de hasta 50 pulgadas de tamaño máximo. "Somos la empresa número uno de Europa en capacidad y en calidad de fabricación de televisores", asegura contundente el consejero delegado de EDM. (Sony y Sharp producen en Barcelona cerca de dos y un millón de televisores LCD, respectivamente). La compañía ha cerrado tres grandes acuerdos con otras tantas multinacionales asiáticas -Haier, Tatum y Teco- para fabricar en Mancha Real los equipos que distribuyen en Europa. Sólo para este año tenemos previsto fabricar 250.000 televisores. "La gente debería saber que cuando se inició la televisión en color una empresa de aquí llamada Valpor (de los empresarios Valero y Portillo) empezó a fabricar televisores".

La industria del mueble (que exporta a Rusia) y la de electrónica instaladas en Mancha Real revelan la existencia de un sentido empresarial arraigado, según Jiménez, para quien la ubicación estratégica es determinante. Mancha Real -a 16 kilómetros de Jaén- dispone de excelentes comunicaciones. Las mercancías procedentes de Asia se descargan en el puerto de Málaga, adonde vuelven maquiladas para su reembarque hacia Rotterdam como centro distribuidor europeo o por vía terrestre si es para Francia o Alemania.

De momento el principal mercado de EDM es el nacional, seguido de Portugal, Francia y Holanda, pero este año el liderazgo pasará a Alemania, donde más fuerte es la demanda.

Jiménez reconoce que la compañía se ha beneficiado de todas las ayudas posibles establecidas por la Junta de Andalucía en materia de innovación, empleo, igualdad y bienestar social. Han recibido galardones a la mejor empresa de tecnología y por la creación de puestos de trabajo. De momento su plantilla suma 340 personas, "todas cualificadas, con un porcentaje de discapacitados superior al 70%".

Su plan estratégico prevé aumentar hasta 1.500 los puestos de trabajo, además de alcanzar los 600 millones de euros en facturación en los próximos cinco años. Éste esperan cerrarlo con 134 millones de ingresos y un crecimiento del 50%.

Detrás de estas cifras no se esconde ningún secreto, ni salarios bajos -"son los mismos que en el resto de España y representa menos del 5% de los costes-, ni ninguna otra ventaja que no puedan disfrutar otras iniciativas. Jiménez señala que las claves de EDM son la calidad, la reducción de costes logísticos y el papel de asesoramiento sobre la idiosincrasia del mercado europeo que prestan a los asiáticos. "Lo que hemos hecho es ir a China con un maletín a vender, no a comprar como hacen otros. Y resulta que en las ferias somos más conocidos que aquí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50