Las empresarias alicantinas exigen más 'visibilidad' en cargos directivos

Se pronuncian con una prudencia extrema, acostumbradas a ganarse un hueco sin hacer ruido. Ellas mismas aseguran que los conflictos son "una manera incómoda de crecer", pero también evidencian que la realidad que viven como empresarias, y en general las mujeres trabajadoras, está lejos de ser equilibrada. Las empresarias alicantinas reclaman "igualdad a todos los niveles" y en este sentido se mostraron muy satisfechas de que el nuevo equipo de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tenga más mujeres al frente de ministerios que varones. Creen que puede ser "un revulsivo" y un "modelo". La presidenta de la Asociación de Empresarias y Profesionales de Alicante (AEPA), Pilar González, valoró ayer, durante la presentación de la Guía de Empresarias, profesionales y directivas de la provincia de Alicante, una decisión que otorga a las mujeres la "visibilidad" que necesitan "tantísimo". Sólo lamentó que la medida no se hubiera tomado "hace 25 años".

Ninguno de los 10 miembros del comité ejecutivo de la Cámara es mujer
La asociación dice que los empresarios deben cambiar de mentalidad

Con todo, añaden que no sirve únicamente con llegar a cargos de responsabilidad. Hay que mantenerse. Y para ello, pidió González, "ya está bien de que los niños sean responsabilidad de la mujer". La empresaria insistió en que en el mundo empresarial a nivel de igualdad "está casi todo por hacer". La responsable empresarial alicantina insistió en que los hombres llegan a sus empleos "ligeros de equipaje", contrariamente a lo que les ocurre a las mujeres, y pidió que se estudien los modelos nórdicos para que España se equipare con estas realidades.

Más tibia fue la directora general de la Mujer y por la Igualdad, Celia Ortega, que aunque consideró "estupendo" la inclusión de nueve mujeres en el nuevo Ejecutivo de Zapatero, se mostró contraria a las cuotas.Durante su intervención y a pregunta de los periodistas, la presidenta de la asociación de mujeres empresarias de Alicante terminó admitiendo que en las propias patronales hay mucho por hacer para "abrir un poco las conciencias de los empresarios", "el gran angular". Y aunque dijo no querer "señalar con el dedo", admitió más concretamente el caso de la Cámara de Comercio de Alicante, en cuyo comité ejecutivo, compuesto por diez miembros, no hay ninguna mujer. La presidenta de la Asociación de Empresarias y Profesionales de Alicante aseguró que "no se le puede pedir la misma velocidad a todas las entidades y organismos". Y, tras insistir en que no se sienten suficientemente representadas en las asociaciones empresariales, lamentó que en organismos como el que preside Antonio Fernández Valenzuela el proceso de entrada de las mujeres en cargos directivos "es muy lento y muy anquilosado".

González aseguró que las empresarias de la provincia sí que se presentan a las elecciones que celebra la Cámara de Comercio de Alicante, pero a renglón seguido matizó que son grupos en los cuales es "muy complicado" entrar y por ello aseguró que seguirán "llamando la atención a quien sea demasiado lento". Más lento, en cualquier caso, que la base asociativa que el colectivo está adquiriendo. Prueba de ello, explicó González, es que durante la presentación de la primera guía de empresarias, directivas y profesionales hace tres años únicamente se registraron 80 personas, mientras que en la presentada ayer en la sede de la patronal alicantina (Coepa) la cifra se ha elevado hasta 120.

El perfil más característico de las profesionales incluidas en la guía es el de una mujer de entre 40 años y 50 años con un "alto nivel de formación" y que lidera un negocio en el sector servicios o en el del comercio. En la guía, admitió González, hay más profesionales que empresarias y prácticamente todas las que se incluyen en este último grupo tienen empresas con trabajadores.

La presidenta aseguró que las empresarias alicantinas asociadas en AEPA ya están dando pasos por su cuenta y "a título individual" para lograr flexibilizar las condiciones laborales de las mujeres con las que trabajan y a las que emplean en sus negocios. "Pretendemos ir creando una cultura que sirva de ejemplo a las siguientes generaciones", argumentó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50