Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una artista, asesinada durante una 'performance'

"Era un trabajo basado en la confianza en los demás". Así sintetiza Rosalia Pasqualino di Marineo el motivo que condujo a su hermana menor Giuseppina, más conocida por el nombre artístico de Pippa Bacca, hasta Turquía, donde fue violada y asesinada. La artista, que tenía 33 años y vivía en Milán, era sobrina del creador conceptual Piero Manzoni.

Las autoridades turcas encontraron el cuerpo de Pippa Bacca el pasado sábado tras detener a Murat Karatas, un parado de 38 años, que confesó haberla violado y estrangulado poco después de haberla subido en su coche, el 31 de marzo, el día que dejó de enviar noticias. Bacca había utilizado el autoestop ya en otras performances y para este proyecto Brides on tour (Novias en viaje), que realizaba junto a Silvia Moro, tenía previsto viajar de esta forma desde Milán hasta Jerusalén, "por los países tocados por la guerra", vestida de novia. "El traje era una metáfora del encuentro con el otro, la unión y la búsqueda de la parte femenina positiva, de la mujer como fuente de vida, estabilidad y sensatez", explicó ayer su hermana, directora de los Archivos Piero Manzoni en Milán.

Las dos artistas salieron de Milán el 8 de marzo y viajaron juntas por Eslovenia, Bosnia y Bulgaria, hasta Estambul. "Durante el recorrido, Silvia se hacía bordar el traje, mientras que Pippa se concentró en el ritual de lavarle los pies a las matronas de cada pueblo por el que pasaba", cuenta la hermana. Hasta entonces todo había ido bien y no hubo ningún tipo de tensión, como demuestra su blog (http://bridesontour.fotoup.net).

A su vuelta, Bacca tenía pensado exponer los documentos del viaje en la galería Byblos de Verona. Ahora su madre Elena Manzoni quiere recoger su legado y organizar esta muestra. El funeral se celebrará el sábado en Milán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de abril de 2008