Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del ladrillo eleva las suspensiones de pagos un 74%

Expofinques y Nuepro se suman a la lista de insolventes

Crédito y Caución lleva la cuenta del goteo diario de inmobiliarias que se declaran insolventes. La aseguradora hizo público ayer que en los tres primeros meses del año 406 empresas con el agua al cuello se han visto abocadas al concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos. De éstas, 156 han caído por el parón que vive la vivienda. Se trata tanto de inmobiliarias y constructoras como de empresas ligadas a actividades derivadas.

El número de empresas sin capacidad de pago es el mayor desde 1995

El dato es negativo desde un doble punto de vista: el número de compañías declaradas insolventes entre enero y marzo de 2008 es el máximo desde el mismo periodo de 1995, año en el que todavía no estaba en vigor la ley actual y se distinguía entre quiebras y suspensiones de pagos. La cifra de este año supone un aumento del 74,2% respecto al primer trimestre de 2007.

Pero es que, además, el peso que tienen inmobiliarias y constructoras en esta lista es cada vez mayor. Si ahora representan un 38% del total, en 2007 este porcentaje estaba por debajo del 20%.

Crédito y Caución asegura que el ajuste en la construcción no está afectando por igual a todas las ramas de la actividad. Los subsectores más especializados, como el vidrio, pintura o cemento, no presentan ninguna insolvencia judicial entre las 406 declaradas.

Pero mientras la aseguradora hace un recuento general, la lista de bajas sigue ampliándose. La red de intermediarios de pisos Expofinques, fundada por José Antonio Galdeano, ha presentado concurso de acreedores en los juzgados de Barcelona con un pasivo de 23 millones de euros. Expofinques no pudo renegociar con la banca un crédito de 10 millones de euros y se vio incapaz de seguir atendiendo sus pagos. La empresa asegura que este concurso sólo afecta a la red propia de la compañía, mientras que los locales franquiciados quedan "al margen", ya que "cuentan con una buena salud financiera".

Otra que se ha quedado en la cuneta es Nuepro. Esta constructora alicantina presentó el pasado lunes de forma voluntaria concurso de acreedores, según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Forma parte de un grupo de tamaño medio formado por cuatro sociedades y dedicado principalmente a la edificación de viviendas. Nuepro, que ayer evitó dar detalles de su situación financiera, obtuvo en 2006 una cifra de negocios de 35,3 millones de euros y acumulaba una deuda de 23,7 millones.

El grupo emplea a un centenar de trabajadores y el grueso de su actividad se desarrolla en la provincia de Alicante. Ayer, las obras de la empresa estaban paradas, según fuentes de CC OO. Entre la plantilla ayer cundía la desinformación y la preocupación.

Y Seop, que declaró su insolvencia el mes pasado, ya tiene respuesta oficial. Un juzgado de Madrid ha dictado el auto por el que se declara la constructora en concurso voluntario de acreedores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 2008