El campo, contra la 'política verde' que impone la UE

AVA y La Unió cierran filas ante la reducción de pesticidas de Bruselas

Las dos grandes organizaciones agrarias valencianas, AVA-ASAJA, de orientación conservadora, y la Unió de Llauradors, de corte progresista, cierran filas contra la política verde de la Unión Europea y su línea de ir restringiendo un número cada vez mayor de pesticidas. Según afirmaron ayer los sindicatos, el camino tomado por Bruselas llevará a la prohibición "del 75% de los fitosanitarios hoy existentes y de hasta el 90% de los insecticidas". Lo cual, auguraron, tendrá consecuencias catastróficas para el campo, con una caída de hasta el 40% de la cosecha hortofrutícola, la más sensible al ataque de las plagas.

La posición fijada por ambas organizaciones no es precisamente popular, y está en los antípodas de la que mantienen los partidos y movimientos ecologistas europeos, que regularmente presionan a la UE en la dirección opuesta. Josep Botella, secretario general de la Unió y firmante, junto a Cristóbal Aguado, presidente de AVA, del comunicado dado a conocer ayer, negó que la postura se oponga a las políticas verdes.

El razonamiento, idéntico al de Aguado, es el siguiente: la eliminación de fitosanitarios disminuirá la eficacia de los que queden (por la aparición de resistencias), que subirán de precio (por la ausencia de competencia). Ambos factores determinarán una caída de las cosechas que tenderá a compensarse con importaciones de terceros países, "que son precisamente los que más incumplen las normativas europeas en esta materia".

Desde 1993, España ha retirado 252 sustancias en aplicación de la directiva europea 91/414. La Comisión Europea estudia una nueva iniciativa que, de entrar en vigor, según un informe del instituto italiano Nomisma, reducirá un 30% la producción de trigo, un 20% la de cereales, y un 40% la hortofrutícola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50