Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro económico

La venta de coches sufre la mayor caída desde la recesión de 1993

Los fabricantes prevén un descenso de las matriculaciones del 10% en 2008

Las ventas de coches se han estrellado en marzo. En ese mes se han matriculado en el mercado español 124.698 unidades, lo que supone una caída del 28,2% sobre marzo de 2007. El sector no conocía un retroceso tan alto desde el mes de abril de 1993, el año en que la economía española estuvo en recesión. El frenazo es tan fuerte que el sector se puede dejar las ruedas en el asfalto.

En el primer trimestre de 2008 los datos también son desoladores. Se han vendido 347.734 automóviles de turismo, con un descenso del 15,3% sobre el mismo periodo de 2007. Hay que remontarse al primer trimestre de 2003 para encontrar unas cifras tan pobres en número de unidades vendidas.

Los datos son malos y así lo reconocen los fabricantes encuadrados en la patronal Anfac, para quienes la gran amenaza es, sobre todo, el desinfle del mercado de particulares, un 19,1% de caída hasta marzo. Los particulares suponen el 85% de la fuerza compradora de este sector y los que han soportado los cinco últimos años de bonanza.

Razones coyunturales

Hay razones coyunturales y estructurales que explican este oscuro panorama. La primera razón coyuntural es que marzo pasado tuvo tres días hábiles menos por la Semana Santa. Un segundo elemento es que se compara con marzo de 2007, que tuvo unas ventas de 173.716 unidades, el segundo mejor marzo de la historia. A estas dos razones hay que añadir que las empresas alquiladoras de coches para el turismo adelantaron a febrero el grueso de sus compras de vehículos para las vacaciones de Semana Santa.

Otras razones son el incremento de la fiscalidad para los todoterreno y otros vehículos de gran cilindrada desde el pasado enero, lo que adelantó las compras a diciembre. Y para rematar el cuadro clínico, los fabricantes critican abiertamente la "inoportuna" eliminación del Plan Prever en enero pasado que permitía ayudas públicas para la compra de un coche nuevo achatarrando el antiguo de más de 10 años.

Pero si la coyuntura es tirando a oscura, son los aspectos estructurales de la economía los que más preocupan a los fabricantes. El deterioro económico, la caída del empleo, la pérdida de poder adquisitivo por la subida de las hipotecas y la inflación, completan un cóctel explosivo.

En Anfac se reconoce que se ha vivido un trimestre muy atípico por la nueva fiscalidad, el adelanto de la Semana Santa y el cambio de ciclo. De ahí que hasta finalizar abril no vaya a revisar las previsiones de ventas para este año. Si hasta ahora el sector contaba con una caída de cerca del 3% para final de 2008, al finalizar abril los fabricantes revisarán hasta cerca del 10% la caída de las ventas, según los expertos.

Éste será uno de los argumentos de los fabricantes para pedir al nuevo Gobierno que se arbitre un programa para rejuvenecer el parque automovilístico, similar al anterior Prever. Sin embargo, David Vegara, secretario de Estado de Economía, disipó ayer las posibles dudas al decir que "no hay ninguna novedad sobre el plan Prever". El sector ralentiza sus ventas y los concesionarios ya tardan en vender un coche una media de 80 días frente a los 55 días al final del pasado año.

Los todoterreno, símbolo del auge de los últimos cuatro años, han reducido sus ventas en marzo, desde el 35,5% los pequeños, hasta el 55,9% los grandes. Los mercados europeos están salvando la producción de coches de las fábricas españolas, ya que el 80% de las unidades fabricadas se dedican a la exportación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de abril de 2008