Reportaje:

El genio de Bizet atrapa al director

Marc Minkowski El creador de Les Musiciens du Louvre actúa hoy en el Teatro Real

Marc Minkowski (París, 1962) dirigirá a su orquesta Les Musiciens du Louvre y a la mezzosoprano Anne Sofie von Otter en el concierto que ofrecerá hoy en el Teatro Real, un paso más en la amplia trayectoria de este maestro de la batuta que se autocalifica como "un especialista de la no especialización". Domina con pasión y conocimiento la ópera barroca y el clasicismo, un campo en el que ha brillado con Les Musiciens du Louvre, la primera orquesta que interpretó una ópera de Mozart en Salzburgo con instrumentos de época. Ahora quiere investigar otros repertorios y adentrarse en ellos con la misma pasión con la que se volcó en su día en el Barroco francés. Les Musiciens du Louvre fue fundado en 1982 y está estrechamente ligado a la música barroca y a la interpretación de música con instrumentos originales.

La actuación del director francés en Madrid coincide con la publicación de un disco en el que se incluyen dos suites orquestales de L'Arlésienne y el preludio y tres entreactos de Carmen, de Bizet. La discográfica por la que ha fichado, Naïve, incorpora esta vez un librito de 120 páginas, que incluye ensayos, el cuento de L'Arlésienne, de Alphonse Daudet, y reproducciones de obras de Van Gogh, Gauguin, Bacon y Joan Mitchell. "Incluir a Van Gogh se debe, sobre todo, a una cuestión sentimental. Mi abuela, que era psiquiatra, realizó un estudio sobre la locura que padeció el pintor en relación a su obra, y eso es algo que siempre ha estado presente en mi vida", matizó ayer el director francés.

Instrumentos originales

Minkowski, que lleva tiempo reconduciendo su repertorio hacia el Romanticismo, deseaba escuchar la música con instrumentos románticos originales, y por eso orienta ahora a su orquesta hacia el siglo XIX. "No quiero decir con ello que no me entusiasme con los contemporáneos como John Adams, del que tengo previsto interpretar obras suyas con la Sinfonía Varsovia. Soy consciente de que escuchar la música de Bizet con instrumentos románticos originales es otro mundo".

Este peculiar rastreador de rarezas, ya sea de partituras o de batutas, aunque no quiso decir el número de ellas que posee -algunas las ha comprado en mercadillos-, afirma que no ha dejado el Barroco ni lo va a dejar, pero que "siente la necesidad de tener una versatilidad cada vez mayor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50