Alfaguara tantea la edición en catalán

Sin hacer mucho ruido porque serán apenas media docena de títulos este año, Alfaguara ha decidido explorar el mercado editorial de adultos en catalán. Será a partir del 14 de mayo, cuando junto con la versión castellana de la última novela de Michael Ondaatje (Divisadero) lance simultáneamente la edición catalana.

"Es un test y una manera de entrar poco a poco en este mercado: vamos a ver si es rentable comprar los derechos, pero creemos que no ha de ser un mal negocio; es cuestión de ver el grado de rentabilidad", reflexionaba ayer Juan González, director general de contenidos del Grupo Santillana, para argumentar el paso de la potente editorial castellana.

La intención de Alfaguara es, de momento, la de publicar en catalán a aquellos autores de los que posee ya los derechos en castellano. "No tiene sentido que tengamos a un autor, para el que hacemos un gran esfuerzo de promoción, y que la versión catalana de su libro esté en otro sello que no sea del grupo", arguye González, que matiza que eso sólo se aplicará con títulos y autores importantes, entre los que cita a Manuel Rivas y Bernardo Atxaga. "Poco a poco, la idea es sacar las dos ediciones a la vez". La experiencia se trasladará a libros de no ficción, a partir de los títulos de Taurus.

A la espera de que madure la prueba, es la directora editorial de Alfaguara, Amaya Elezcano, quien asume el papel de editora. Tampoco está previsto por ahora publicar directamente a autores catalanes.

Alfaguara editaba hasta la fecha en catalán sólo libros infantiles y juveniles. En ese género aparecerá esta semana Crepuscle, primera entrega de la saga de Stephenie Meyer. La tetralogía se cerrará el 31 de octubre con Breaking Down, que precisamente saldrá en catalán y castellano a la vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50