El juez Sierra imputa a tres médicos de la clínica abortista Isadora de Madrid

El responsable, un médico y la psiquiatra de la clínica Isadora han sido llamados a declarar como imputados por el juez de Madrid José Sierra. Es la última actuación del titular del Juzgado número 47 de la capital en su cruzada contra la clínica Isadora, que se dedica a interrupciones del embarazo, después de que en enero llamara a declarar a más de 25 mujeres que habían sido atendidas en el centro.

Entonces, la actuación del juez sorprendió porque envió a miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil a casa de algunas de ellas. En cambio, no llamó a declarar a ninguno de los responsables del centro. Esta actuación mereció las críticas del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix.

Un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Madrid explicó ayer que los tres están imputados de practicar abortos ilegales, y que la causa se sustenta en el hallazgo de "residuos biosanitarios [restos de fetos] de un tamaño grande". El portavoz de los juzgados admitió que uno de los supuestos de la ley que despenaliza la práctica del aborto, el que se refiere al riesgo para la salud física o psíquica para la mujer, no tiene tiempo límite de gestación para abortar. "Eso es lo que quiere el juez, ver si están dentro de los supuestos de la ley", insistió.

Empar Pineda, portavoz de Isadora, calificó la imputación como el "último capítulo del carrusel de despropósitos procesales". "El juez está actuando como un tribunal de la Inquisición en el siglo XXI. La denuncia inicial hablaba de abortos con más de 22 semanas de gestación. El juez lo investigó y no encontró nada. En lugar de cerrar el caso, que es lo que debería haber hecho, se buscó otra supuesta práctica ilícita para seguir con el proceso abierto: el asesinato de fetos con aire en los pulmones. De eso, claro, tampoco había nada", dice Pineda.

La portavoz de Isadora califica la actuación del juez de "jurídicamente insostenible". "Ya es hora de que alguien pare esta persecución y linchamiento sin ninguna base".

Tres supuestos para abortar

- Evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada. No tiene un plazo máximo de gestación. Lo usó el 96% de las 101.000 mujeres que abortaron en 2006.- Violación. Que el embarazo sea consecuencia de una violación, siempre que el aborto se practique antes de las 12 semanas. - Malformación. Que se presuma que el feto nacerá con graves taras. El aborto se hará antes de las 22 semanas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS