Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El placer europeo de viajar con dólares

La fortaleza del euro anima a los españoles a cruzar el charco en busca de gangas

Jorge Llombart todavía se emociona cuando se acuerda de todo lo que se ha traído de la Gran Manzana. Es uno de los viajeros que se desplazó hace unos días hasta Nueva York "sólo para ir de tiendas". Es la séptima vez que Jorge, de 36 años y encargado de una tienda de decoración, visita la ciudad y esta vez ha notado "un cambio impresionante" en los precios.

Ha vuelto cargado, como la gran mayoría, de ropa de marcas difíciles de encontrar aquí o cuyo precio varía mucho, como GAP o Abercrombie, y de electrónica. "Y no sólo para mí. La mayoría eran encargos para mis amigos", comenta. Se llevó varias maletas vacías, unas dentro de otras, y las trajo a España repletas. "En la aduana me llamaron un poco la atención, porque decían que llevaba demasiadas cosas, pero al final me dejaron pasar", cuenta.

Los europeos compran en EE UU ropa y tecnología más barata

Por cada euro se obtienen ahora 1,54 dólares, frente a los 0,90 del año 2001

Viajar a Estados Unidos está de moda. El año pasado el país consiguió superar su récord de visitantes con 56,7 millones de turistas. La cifra estaba estancada desde hacía siete años, pero la debilidad del dólar ha animado a muchos europeos a pasearse por el país norteamericano, ya que por cada euro obtienen 1,54 dólares, frente a los 0,90 de 2001. Algunos cruzan el charco aunque sea sólo para una escapada o una sesión de compras, animados por ropa y tecnología a precio de saldo y hoteles más que asequibles.

Casi 11 millones de europeos aterrizaron en EE UU en 2007. Entre ellos, medio millón de españoles, un 22% más que el año anterior, según la Organización Mundial del Turismo (OMT). En 2008 la tendencia sigue al alza. Nueva York es el centro neurálgico de las visitas y acogió en 2007 una cifra récord de más de 8,5 millones de turistas, principalmente europeos, según las oficinas de turismo de la ciudad.

Un iPod nano, el reproductor multimedia de Apple, cuesta en la tienda de la quinta avenida de Nueva York 149 dólares. Al cambio actual, eso son unos 95 euros. En España, el mismo aparatito se vende en las tiendas por cerca de 140 euros. Por eso es uno de los tesoros que más se traen los viajeros que visitan Estados Unidos. Junto con la ropa, especialmente la originaria del país como la de Levi's o Nike, donde el ahorro puede rondar entre el 30% o el 40%. "El gasto en destino es de los más elásticos con respecto al precio, y con buenas condiciones como el cambio a favor, puede aumentar entre un 20% y un 30%", explica Eulogio Bordas, de la consultora especializada en turismo THR.

El precio del vuelo a Estados Unidos sigue siendo elevado (a partir de 500 euros, porque los billetes se emiten desde Europa), pero según un informe de la firma de inversiones UBS, al llegar allí los precios de ciudades como Barcelona y Nueva York, excluyendo el alquiler, son ahora bastante similares. Influye la depreciación del dólar, pero también la subida de la inflación en España.

"El dólar sin duda tiene mucho que ver en el aumento de visitas, porque ahora los europeos obtienen más cosas por menos valor, pero en el caso de España también influye su propia situación", confirma John Kester, jefe de tendencias de mercado y competitividad de la OMT. Kester segura que el aumento de nivel de vida y de los precios en España hace que la diferencia con el extranjero se haya minimizado y la gente se anime a salir fuera. "No sólo van más a EE UU. La gente también se anima a ir a países con influencia del dólar, como Argentina o México", matiza Eulogio Bordas.

"Durante las últimas semanas se han incrementado en un 40% las ventas a destinos como Nueva York y Miami", confirma Virginia Barbancho, ejecutiva de la agencia de viajes Rumbo. A la ventaja del cambio favorable entre el euro y dólar, hay que añadir, según los operadores, que en este primer trimestre "ha habido numerosas ofertas de las principales compañías aéreas americanas, españolas y europeas".

Susana Hernández no fue a Nueva York a comprar. "Yo fui con mi marido y mi hijo pequeño a visitar al mayor, que estudia allí", comenta ya de vuelta. Estuvieron unos días en Nueva York y Boston. Hicieron turismo pero como la mayoría, al final también compraron ropa y tecnología. "Te notas más suelto para gastar, porque comer no es nada caro cuando piensas en el cambio de moneda", explica. Almorzar en una terraza del Soho, uno de los barrios de moda de la ciudad, ronda los 25 dólares, menos de 16,20 euros. El menú de un restaurante de comida rápida, unos 5 dólares, 3,20 euros. En España cuesta cerca de un 50% más. Los hoteles también se han vuelto más asequibles. Aunque el precio medio por habitación sigue siendo mayor que en España (210 euros frente a los 138 euros de Barcelona según el informe mundial del sector, realizado por la agencia online Hotels), hay ofertas cada vez más llamativas, especialmente por Internet. Aún es fácil encontrar para julio habitaciones por 100 euros y albergues juveniles por 25 euros.

"El mayor desembolso es el avión, pero una vez allí puedes moverte por poco dinero", explica Oriol Alcorta, estudiante catalán que planea un viaje para el verano por tierras norteamericanas. Piensa pasar un par de meses, y al llegar, las primeras semanas se alojará en una residencia para jóvenes que le cuesta unos 500 dólares (320 euros). "Cuando llegue allí cogeré vuelos domésticos o autobuses, que al pagar en dólares salen baratos", calcula.

Las compras incluso están haciendo olvidar a algunos los grandes inconvenientes de entrar a este país norteamericano. "Las medidas de seguridad siguen siendo una exageración. Te tratan fatal y te obligan a hacer horas de cola, pero bueno, al fin y al cabo, si te apetece, te aguantas", recuerda Jorge. Sólo una semana después de volver de estar siete días en la isla de las compras ya planea su próxima visita. "Antes de que acabe el año tengo que volver", sentencia.

Ofertas americanas sin salir de casa

Para comprar en dólares no hace falta ir a EE UU. Internet acerca las tiendas del otro lado del Atlántico y sus ofertas. Los usuarios de la Red han encontrado en páginas como Amazon, especializada en libros, o e-Bay, dedicada a las subastas y los intercambios de objetos, un lugar de compras en moneda estadounidense. Hay que entrar en el dominio norteamericano (.com en lugar del .es español) y pagar con tarjeta. Eso sí, al precio indicado hay que sumar los gastos de envío y, en algunas ocasiones, los aranceles y el IVA que añaden en la aduana, especialmente si se trata de productos caros. Pese a todo, a veces sale rentable si la oferta en origen es buena.

Muchas veces no se trata de ahorrarse dinero, sino de exclusividad, de hacerse con modelos sólo a la venta en otros países o marcas que no han llegado a España. Por ejemplo, comprar un iPhone, el teléfono de Apple, todavía no es posible en España. Sin embargo, la empresa lo vende en su web estadounidense, sólo a ciudadanos con domicilio en aquel país. Para los que no lo tienen, empresas como Skybox ofrecen una dirección postal en Miami por unos 15 euros. Una vez el producto llega al buzón del cliente, ellos lo remiten al país del comprador y cobran los gastos de envío.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 2008

Más información