Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Escáner de la fotografía catalana

La reflexión teórica y los nuevos talentos confluirán en Tarragona en Scan, nuevo evento que pretende llenar el vacío de la extinta Primavera Fotográfica

Tras 22 años de vida, en el año 2004 se firmó el acta de defunción de la Primavera Fotográfica. Para entonces, aquel festival nacido en 1982, a raíz de las Primeras Jornadas Catalanas de Fotografía, llevaba varias ediciones a la deriva. La Generalitat, última organizadora de la Primavera, promueve ahora un nuevo evento que aunará la reflexión teórica sobre el estado de la fotografía en Cataluña con la promoción de nuevos fotógrafos. Bajo el nombre de Scan, se celebrará del 14 al 24 de abril en Tarragona.

No resulta fácil definir exactamente las líneas de esta manifestación fotográfica porque como explica Berta Sureda, responsable de la Entidad Autónoma de Difusión Cultural, ésta es una especie de edición cero que deberá fijar las bases de actuación futura. Scan entronca con la Primavera Fotográfica, pero también se desmarca de ella. Entre los organizadores de Scan, empezando por la propia coordinadora, Mariona Fernández, que trabaja en colaboración con un comité artístico, figuran personas estrechamente vinculadas a este festival. Pero el modelo que fue dibujando en sus últimos tiempos se considera ineficaz. "La Primavera Fotográfica estaba tan desprestigiada que muchas personas consideraban necesaria su desaparición. Pero al mismo tiempo pervivía la demanda de una actuación en torno a la fotografía", señala Sureda.

En el marco de Scan se celebrarán las II Jornadas Catalanas de Fotografía, con mesas de trabajo y conferencias en torno a temas como las nuevas tecnologías, el fotoperiodismo, el patrimonio fotográfico y el coleccionismo.

En paralelo se establecerá un diálogo a tres bandas sobre la ubicuidad de la imagen, con la participación de Christian Caujolle, Radu Stern y Joan Fontcuberta, en dos fases. La primera por Internet, que se inició el 29 de febrero y puede seguirse en la dirección http://ubiquitat.dialegskrtu.cat. La segunda será presencial, el 17 de abril en el teatro Metropol de Tarragona. Al hilo de los debates, Mariona Fernández considera la posibilidad de "promover la reflexión sobre el futuro del certamen y las necesidades de la fotografía en Cataluña". Cree que éste es "un sector un tanto desmembrado" y afirma que "todo el mundo está de acuerdo en la necesidad de disponer de una estructura mayor y que funcione a largo plazo".

Además habrá diversas exposiciones, entre las cuales destaca la dedicada a los nuevos valores, bautizada como Talent latent, que mostrará los trabajos de una quincena de fotógrafos procedentes de 11 países, entre ellos los catalanes Aleix Planasdemunt y Núria Güell, y el madrileño Bruno Arbesú. Desde la Generalitat se asume que esta primera edición se está organizando con poco tiempo. Las prisas derivan del calendario preexistente en Tarragona. Tras la desaparición de la Primavera, la ciudad ha mantenido el espíritu del festival con una serie de actividades fotográficas, programadas en abril. Su constancia se reconoce ahora escogiendo la ciudad como sede.

Críticas y recelos vía 'e-mail'

Scan nace precedido por algunas críticas sobre su utilidad. Así, la premura de tiempo con la que se está organizando su primera edición es uno de los argumentos que el fotógrafo Manel Úbeda, impulsor de las Primeras Jornadas Catalanas de Fotografía y cofundador de la Primavera Fotográfica, esgrime para cuestionar el sentido de Scan.

A su juicio, no es congruente organizar unas nuevas sesiones de debate cuando las reivindicaciones recogidas en aquellas primeras jornadas no fueron atendidas por las administraciones, como tampoco las conclusiones del Libro Blanco sobre el patrimonio fotográfico en Cataluña, realizado por encargo de la Generalitat y coordinado por Cristina Zelich. Úbeda considera un derroche que se invierta dinero público en debates cuando los ponentes podrían "redactar en unos minutos" las principales carencias y necesidades de la fotografía en Cataluña. "Nosotros tardamos más de un año en preparar las primeras jornadas y éstas se están organizando a toda prisa y sin criterio", lamenta, y percibe el mismo mal en la convocatoria de trabajos para participar en Talent latent, realizada a través de las agendas de los organizadores.

Además de declinar su participación como ponente, el fotógrafo ha redactado un texto con sus puntos de vista sobre Scan que está circulando por la vía del correo electrónico. Hasta la fecha ha recibido varias decenas de mensajes de corresponsales que, asegura, confiesan las mismas dudas que él acerca de la utilidad del evento. Zelich, por ejemplo, que sí ha accedido a ser ponente, coincide en que "no es necesario volver a hacer un nuevo estado de la cuestión", sino atender a las viejas reivindicaciones, la más ambiciosa y sostenida de las cuales es la creación de un centro dedicado a la fotografía en Cataluña.

Entre los mensajes de respuesta recibidos por Úbeda no faltan los de quienes, pese a su recelo y escepticismo, consideran necesario dar un voto de confianza a la nueva manifestación fotográfica. Úbeda, no obstante, teme que el nuevo evento intente eclipsar la falta de una política cultural catalana respecto a la fotografía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 2008

Más información