Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gay iraní que pide asilo en Europa logra frenar su deportación

El destino de Seyed Mehdi Kazemi, un estudiante homosexual iraní reclamado por la policía de Teherán por su condición, y cuyo novio fue ejecutado en 2006 por ser gay, va camino de convertirse en un caso histórico para la armonización de las leyes europeas de asilo. Rechazado por el Reino Unido cuando solicitó refugio en 2006, y huido después a Holanda, donde hizo lo mismo sin éxito, los liberales holandeses han pedido al Gobierno que no le mande a Londres sin garantías de que no será devuelto a su país. En un gesto sin precedentes, Jacqui Smith, ministra británica de Interior, revisará su caso tras una intensa campaña mediática que ha llegado a la Cámara de los Lores y al Parlamento Europeo.

Teniendo en cuenta las manifestaciones hechas en nombre de Mehdi Kazemi y a la luz de las nuevas circunstancias desde que se tomó la primera decisión, "he decidido que el caso se debe reconsiderar a su vuelta al Reino Unido desde Holanda", declaró Smith. Aunque las palabras de la ministra no suponen un compromiso de que le dará asilo político, parece imposible que el joven acabe siendo deportado a Irán. A pesar de ello, Boris van der Ham, diputado liberal de izquierda holandés, paralizó la expulsión a Londres remitiendo una carta a la secretaria de Estado de Justicia, Nebayat Halbayrak que ésta deberá contestar antes de dar cualquier orden de salida: "Las noticias que llegan de Reino Unido son buenas, pero aquí el asilo se concede automáticamente a un gay iraní perseguido en su tierra. Por eso solicitamos a Justicia que se asegure de que podrá quedarse en Londres, o en Europa. Si no, La Haya podría darle asilo".

Europa y el asilo

El caso de Kazemi muestra los riesgos de la normativa europea de asilo, que impide la doble petición de refugio en la Unión. Al no dejar margen a los diferentes grados de generosidad de las distintas legislaciones nacionales, los colectivos gays y de derechos humanos han apelado al Parlamento Europeo.

Exigen la revisión del caso, al igual que 63 representantes de la Cámara de los Lores. Mientras se aclara su futuro, Kazemi está "abatido y frustrado" en un centro de detención de Rotterdam. Según su abogado, Borg Palm,"le duele que primen los formulismos sobre las personas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de marzo de 2008