Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex concejal del PP gastó 50.000 euros de dinero público en prostíbulos

El edil de Palma De Santos pagaba servicios sexuales con la tarjeta municipal

La Fiscalía Anticorrupción se ha querellado contra el ex teniente de alcalde de Palma, Rodrigo de Santos López, cerebro y gestor del Urbanismo de la capital balear en la última época del PP (2003-2007). Se le acusa de un presunto delito de malversación de caudales públicos. En concreto, la fiscalía afirma que abonó con fondos municipales facturas por valor de unos 50.000 euros, en consumiciones y servicios en clubes sexuales.

"Yo no era su madre", se disculpa la ex alcaldesa Catalina Cirer

El fiscal, Juan Carrau, articuló la acción penal por presunta corrupción siguiendo el rastro de "irregularidades contables" dejado por la tarjeta de crédito, una Visa plata a cargo de las arcas municipales y a nombre de De Santos, en distintos locales de alterne para gays de Palma y Madrid, entre 2005 y 2007. Carrau solicitó al Ayuntamiento "finalidad, control, uso y límites" de la tarjeta.

La Visa estaba autorizada y vinculada a una cuenta de la compañía pública Empresa Municipal de Obras y Proyectos Urbanos de Palma (Emop), que el imputado presidió hasta que el PP perdió el Ayuntamiento de Palma, en julio de 2007, tras 16 años de poder. Los cargos se efectuaban a horas intempestivas, de madrugada. Según fuentes de la investigación, De Santos llegaba a los locales en el coche de la empresa.

"Servicio de tintorería, Casa A. G." indica una de las notas acumuladas como indicios en la causa penal abierta por presunto despilfarro de partidas públicas. El caso será instruido por la juez Ana San José.

La policía del grupo de delincuencia económica indagó la identidad de las empresas que cargaron los gastos a nombre de De Santos y reclamó el testimonio directo de identificación de quienes le atendieron. Tras verificar que usó el dinero de plástico y la identidad de quienes percibieron las partidas de las anotaciones bancarias de la tarjeta 4940-131 01149871, ligada a la cuenta 0182 5747 44 02011503556, la Fiscalía dejó pasar la campaña electoral y después ha emplazado a De Santos.

El caso fue secreto hasta ayer: el 20 de febrero la alcaldesa Aina Calvo, del PSOE, pasó la documentación a la Fiscalía, tras recibir un informe con las referencias sospechosas del uso de la Visa que figuran en el avance de la auditoria externa sobre la empresa Emop, adjudicada a la firma Ernst&Young tras un concurso del PP, en noviembre de 2005. Anticorrupción citó el pasado miércoles día 12, como imputado, al ex cargo público del PP, que ahora es el número dos, como funcionario, de la delegación de Economía y Hacienda de Baleares.

De Santos no quiso declarar ante Fiscalía y evitó durante todo el día de ayer comentar a este diario su versión del asunto, que desveló el periódico local Última Hora.

El abogado de De Santos, Tomeu Vidal, fue consejero de Cultura en el Gobierno de Gabriel Cañellas, del PP, en 1992. Tomeu afirmó que su cliente "no está en condiciones de hacer declaraciones" para "no entrar en el proceloso mundo que es la información".

El PP ha suspendido de militancia a De Santos, aunque ha reclamado su "presunción de inocencia". La ex alcaldesa de Palma, Catalina Cirer, del PP, dijo que ella "no era su madre", y que "desconocía a la persona que todos apreciamos". También argumentó que "sorprende que supervisando las facturas nadie viera eso [la malversación de dinero público]". El PSOE exigió anoche a Cirer "que asuma sus responsabilidades y dimita" de su cargo de líder de la oposición. En el pasado, De Santos presentó varias querellas contra miembros de la oposición que, según él, habían cuestionado su honestidad política. Pero las querellas no fueron admitidas a trámite.

Un hombre de Matas en los negocios

"Guardo todos los papeles. Tengo hasta anotaciones privadas", alardeó Javier Rodrigo de Santos López para mostrar seguridad ante los adversarios del PP que lanzaron meses atrás dudas acerca de solares para hospitales, planes en la fachada marítima, adjudicaciones de grandes obras y concursos.

De Santos manejó la Empresa Municipal de Obras y Proyectos Urbanos de Palma (con 104 millones de presupuesto en 2007). El que era presidente balear, Jaume Matas, le situó al frente de la compañía que adjudicó el Palacio de Congresos de Palma SA. Era el hombre fuerte en el Ayuntamiento de Palma.

De Santos es un católico activista de los movimientos conservadores, con amplia familia numerosa. En la pasada visita del Papa a España, en julio de 2006, se retrató con el obispo de Mallorca, Jesús Murgui, vestido de peregrino, con mochila.

Entre 2003 y 2007 trazó las líneas del mapa de Palma, el escaso suelo sobre el que se buscan parcelas para hacer negocios inmobiliarios. Tras dejar el Ayuntamiento -lo anunció en 2006-, pasó fugazmente por la inmobiliaria Reina, con actividad en la capital balear, pero el promotor se percató de las incompatibilidades que su nuevo ejecutivo arrastraba. Entonces regresó al escalafón de funcionarios: es TAC (técnico de administración civil) del grupo A. Con el PP, desde 1997 a 2001, fue director territorial del Insalud, y antes ejerció de delegado de Muface. Ahora tiene la plaza de secretario general de la delegación del Ministerio de Economía y Hacienda en Baleares, al lado de la delegada, Rosa María Barber.

Rodrigo de Santos es un alfil de Jaume Matas. El ahora imputado por supuesta corrupción por malversación de caudales públicos subió en 2002 a lo alto del escalafón del PP balear y fue coordinador y encargado de comunicación de la campaña electoral de 2003. Matas -entonces en la oposición balear- era ministro de Medio Ambiente de Aznar y montó el aparato de acoso al primer pacto progresista de Baleares (1999-2003). Al transferirse el Insalud y su enorme presupuesto, De Santos quedó sin maquinaria y Matas le amparó, le hizo "asesor de infraestructuras" de Palma -con un sueldo de 70.000 euros- a la sombra de otro personaje polémico, el secretario general de Baleares, José María Rodríguez. La esposa de De Santos, Maria Luisa de Miguel, fue la secretaria general técnica de Rodríguez cuando éste era consejero de Interior de Matas. Rodríguez fue citado en las conversaciones del caso Andratx y señalado como quien alertó al alcalde del PP, Eugenio Hidalgo, de la acción judicial y policial en marcha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2008

Más información