Dimite el 'sheriff de Wall Street'

Un escándalo de prostitución acaba con la carrera del gobernador de Nueva York

Eliot Spitzer no tenía otra opción. El político del Partido Demócrata anunció ayer su dimisión como gobernador del Estado de Nueva York, a la vista de la fulminante pérdida de apoyos que estaba sufriendo en su entorno político y entre los neoyorquinos, por su implicación como cliente en una red de prostitución de lujo. Llevaba 16 meses en el cargo y en su etapa como fiscal abanderó la moralidad para construir su carrera. Le sustituirá su número dos, David Paterson, de 53 años, que será el primer gobernador afroamericano del Estado y el primero de todo el país que es ciego.

Se calcula que Eliot Spitzer gastó 52.000 euros en prostitutas en seis años
Más información
Kristen: De un hogar roto a la renuncia de un gobernador

Spitzer, de 48 años, permaneció atrincherado durante casi tres días junto a su familia y asesores legales, en la residencia que tiene en la Quinta Avenida en Manhattan. Entretanto, afloraron más detalles del escándalo sexual que no le dejaron más salida que dimitir.

El gobernador, apodado el sheriff de Wall Street, pidió disculpas a su familia y a los neoyorquinos por no haber estado a la altura de las expectativas. "Los remordimientos me acompañarán siempre", dijo en su comparecencia ante la prensa en Nueva York, en la que también señaló que no le quedaba más remedio que "aplicarse a sí mismo" los mismos criterios "de rectitud" y de "asunción de responsabilidad" que siempre pidió a los demás en su carrera política.

Spitzer inició su mandato como gobernador en enero de 2007, tras ocho años como fiscal general del Estado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Spitzer podría ser acusado de dos delitos: uno es por transportar a alguien por la fuerza entre dos Estados para ejercer la prostitución. Este delito está previsto en la legislación adoptada por el Congreso en 1910 y conocida como ley Mann. El ex gobernador podría ser denunciado por trasladar a una prostituta de Nueva York a Washington.

El segundo delito está relacionado con un supuesto blanqueo de dinero, porque Spitzer intentó ocultar al fisco la transferencia de una fuerte suma de dinero para pagar al club del que era cliente, el Emperors Club VIP.

Los primeros documentos de la fiscalía neoyorquina en la investigación contra la red de prostitución revelaron un pago equivalente a 2.800 euros (4.300 dólares) por la cita que Spitzer tuvo con una prostituta en Washington el 13 de febrero, en el lujoso hotel Mayflower. Pero las autoridades federales creen que no era la primera vez que requería este tipo de servicios al Emperors Club VIP, y que la factura se acerca a los 13.000 euros. Spitzer contaba con un depósito para futuras citas. No se sabe con certeza la procedencia de ese dinero, pero los investigadores creen que eran fondos del propio Spitzer, puesto que el ex gobernador tiene una fortuna personal considerable.

Las transferencias bancarias hechas por el gobernador indican que recurrió a los servicios del Emperors durante la primavera y el verano de 2007, pocos meses después de ponerse al frente del Gobierno del Estado de Nueva York. Pero ahora se especula con que Spitzer estuviera pagando por servicios sexuales ya en su etapa de fiscal general, cuando se dedicaba a perseguir las redes de prostitución, lo que elevaría esa cifra a más de 52.000 euros en seis años.

Eliot Spitzer ha perdido todos los apoyos políticos. Del portal digital de la campaña de la senadora Hillary Clinton desapareció la pasada madrugada cualquier referencia de éste como uno de los superdelegados que apoyaban su candidatura a la Casa Blanca frente a Barack Obama. Clinton evitó hacer comentarios más allá de expresar su simpatía a la familia de Spitzer.

Eliot Spitzer comparece ayer ante la prensa junto a su esposa Silda Wall en su oficina en Nueva York.
Eliot Spitzer comparece ayer ante la prensa junto a su esposa Silda Wall en su oficina en Nueva York.AFP
Eliot Spitzer abandona el cargo tras desvelarse esta semana que tuvo contactos con una red de prostitución para contratar los servicios de una meretrizVídeo: CNN+

Sexo y política

- Bill Clinton, 1998. El entonces presidente reconoce haber tenido "contactos íntimos inapropiados" con Monica Lewinsky.

- James McGreevey, 2004. El gobernador deNueva Jersey, casado y con dos hijas, dimite tras anunciar una relación extraconyugal homosexual.

- Antonio Villaraigosa, 2007. Semanas después de separarse de su mujer, el alcalde de Los Ángeles reconoce haber mantenido una relación con una reportera de televisión.

- Larry Craig, 2007. Un policía denuncia haber sido acosado sexualmente por el senador en los servicios de un aeropuerto.

- Kwame Kilpatrick, 2008. El alcalde de Detroit, delatado por unos SMS, se disculpa por un affaire con una asistente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS