Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escándalo fiscal de los 1.000 ricos alemanes alcanza a España

La Agencia Tributaria investiga a ciudadanos con cuentas en Liechtenstein

El mayor escándalo fiscal de la historia de Alemania extiende sus tentáculos a España. La Agencia Tributaria investiga a un grupo de ciudadanos españoles presuntamente implicados en el fraude millonario consistente en depositar dinero en el paraíso fiscal de Liechtenstein para evadir impuestos. Los nombres de esos ciudadanos figuran en el DVD que el servicio secreto alemán compró a un confidente y que ha permitido destapar un fraude que sólo en Alemania ronda los 4.000 millones de euros. La Agencia Tributaria, que ayer emitió un comunicado para informar de la operación, rehúsa aclarar a cuántos contribuyentes ha puesto bajo la lupa.

Aunque en principio la trama parecía afectar sólo a ciudadanos alemanes -unos 1.000 ricos que desviaban dinero a fundaciones de Liechtenstein para eludir la tributación germana-, la investigación se ha extendido a otros países de la OCDE, que aglutina a los países más desarrollados del mundo. Entre ellos está España, país que citaba el Internal Revenue Service, la autoridad tributaria estadounidense, en un comunicado emitido ayer. Sólo después de divulgarse esa nota se decidió la Agencia Tributaria a confirmar la información facilitada por EE UU. Este país sí ha cuantificado los contribuyentes a los que investiga: más de un centenar.

Un portavoz del organismo español asegura que recibieron la información de Alemania a final de la semana pasada, pero decidieron mantenerla en secreto. Se trata, previsiblemente, de tramas complejas de evasión fiscal. Si hay indicios de fraude, se investigará a esos ciudadanos. En caso de delito fiscal (cuando la cantidad defraudada supera los 120.000 euros y hay intención de delinquir), los casos se remitirán a los tribunales.

Las autoridades fiscales españolas colaboran con Suecia, Australia, Reino Unido, Canadá, Francia, Italia, Nueva Zelanda, Alemania y Estados Unidos en la lucha contra el fraude fiscal a través de Liechtenstein. De esta forma, el fantasma del acoso del fisco a los delincuentes más acomodados se ha puesto a recorrer Europa y parte del mundo.

Alemania continúa la mayor investigación fiscal de su historia, que comenzó con la supuesta compra del célebre DVD robado en el banco LGT Bank. Contiene datos sobre un sistema de fundaciones en Liechtenstein destinadas sólo al lucro personal o familiar de millonarios extranjeros. El servicio secreto exterior alemán BND pagó cinco millones de euros por el disco.

Gracias a él, la fiscalía de Bochum ha practicado en dos semanas 120 registros a 150 implicados, ha dado con más de 200 millones evadidos y ha obtenido 91 confesiones y 72 declaraciones voluntarias. Así lo expuso ayer el fiscal Hans-Ulrich Krück al anunciar los primeros resultados de sus pesquisas. Las autoridades, dijo, han recaudado ya 27,8 millones de euros en pagos atrasados, suma que "aumenta a diario" porque el montante total es "inmenso".

Otro banco implicado

Otro aspecto crucial del caso es la legitimidad de la adquisición de material robado por los servicios secretos. La persecución de evasores fiscales no es tarea del BND, encargado del espionaje fuera de Alemania y de la lucha contra el terrorismo y las mafias internacionales. Los fiscales de Bochum consideran legal su uso porque, dicen, las autoridades no organizaron el delito. Varias contradicciones en la historia del robo apuntan, sin embargo, a que el BND podría haber organizado por su cuenta toda la operación. La más obvia: si se trató del robo de datos en LGT Bank, ¿cómo cuenta la fiscalía con datos de otros bancos?

El fiscal dio ayer la primicia a los periodistas que no se dejaron disuadir por la lluvia y el frío frente al juzgado de Bochum: las pistas apuntan a un segundo banco extranjero. Se trata de la filial en Lichtenstein de Vontobel, uno de los bancos suizos con servicios y clientela más exclusivos. El portavoz de Vontobel Treuhand en Vaduz, Jürg Stähelin, hablaba ayer de "rumores que no merecen comentario" y remitía a la nota de prensa que su banco ha colgado en Internet. En ella asegura que su filial "no ha sufrido robo alguno ni ha hecho uso indebido de datos de clientes". Sobre la ambigüedad del texto, Vontobel dijo: "No tenemos contacto alguno con las autoridades alemanas".

La investigación que partió de un DVD

- Los servicios secretos alemanes compraron un DVD robado en el banco LGT, propiedad de la familia real de Liechtenstein, país europeo de 35.000 habitantes.- El disco, cuya compra al parecer autorizó el Gobierno, contiene datos de millonarios que estafan al fisco alemán a través de Liechtenstein.- La fiscalía de Bochum ha llevado acabo 120 registros a unos 150 implicados, ha localizado más de 200 millones evadidos y ha obtenido 91 confesiones.- Las autoridades alemanas han recaudado ya 27,8 millones de euros en pagos atrasados, y esperan que esa cifra vaya aumentando con las pesquisas.- En la investigación colaboran en este momento países de tres continentes, entre ellos, España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2008

Más información