Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Bingai' gana el premio Punto de Vista

El drama humano de la deslocalización de los campesinos chinos ha conseguido otro importante reconocimiento al obtener la película china Bingai, dirigida por Feng Yan, el Gran Premio Punto de Vista del Festival Internacional de Cine Documental de Navarra.

El jurado entregó ayer los premios del certamen, organizado por el Gobierno de Navarra, cerrando una edición que ha contado con 25 películas en su sección oficial, seleccionadas de entre 804 cintas procedentes de todo el planeta.

Bingai narra la historia de una mujer china que se negó durante seis años a abandonar su casa, afectada por las obras de construcción de la presa de las Tres Gargantas. Feng Yan, nacido en Tianjin (China), estudió literatura japonesa y vivió en Japón durante 13 años. En 1994 comenzó a rodar documentales sobre la China rural. Ése fue el año en el que inició el seguimiento del caso que recoge la cinta premiada en Pamplona. Sus obras han sido galardonadas en festivales como Yamagata International Documentary Film Festival, Taiwan International Documentary Festival o el China Documentary Film Festival.

Las cintas asiáticas han sido las triunfadoras del certamen. El Premio Jean Vigo al mejor director ha ido a parar al japonés Tatsuya Yamamoto, por Her Dear Old House, mientras que 52 Percent, del director polaco Rafal Skalski, ha obtenido el Premio al Mejor Cortometraje. El premio especial del público, que ha abarrotado durante una semana las salas de exhibición pamplonesas, fue para Tovarisch, I am not dead, del británico Stuart Urban, que cuenta el viaje de Garri Urban, superviviente de la persecución soviética y del Holocausto judío.

En el pasado Festival de Cannes, Ermanno Olmi anunció que ya nunca más haría ficción y que a partir de ese momento se refugiaba en los orígenes de su cine: el documental.

Olmi, autor de Cien clavos, ha recibido en Pamplona un oportuno homenaje. El festival ha exhibido una completa retrospectiva de uno de los directores clave del cine europeo salvándolo del riesgo de caer en el olvido.

Secciones como Heterodocsias, que bajo el título de La mano que mira ha demostrado que el teléfono móvil se ha convertido ya en un instrumento válido para generar cortometrajes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008