Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno defiende frente al "estancamiento" el 'plan Ibarretxe'

Frente al "estancamiento y la confrontación", la propuesta del lehendakari Ibarretxe. Entre las ilegalizaciones y las detenciones derivadas de la ley de Partidos y los atentados y la violencia callejera, la voluntad del Gobierno pasa por "liderar" una salida "dialogada y democrática". Ésta fue la receta que ayer reiteró el Ejecutivo en una declaración leída tras su reunión semanal por la portavoz, Miren Azkarate.

La portavoz definió como "una espiral sin fin y sin salida" los acontecimientos de los últimos días, que han encadenado la suspensión judicial de las actividades de ANV y EHAK con actos de violencia callejera, las detenciones de dirigentes de Batasuna, y la convocatoria de unas huelga general para mañana, con las bombas de ETA como telón de fondo.

Frente a esa espiral, el Gobierno reiteró su intención de encabezar "un camino de solución", basado en "la iniciativa política". Su concreción, aunque no lo citó, sería el plan avanzado por el lehendakari en el pasado pleno de política general para realizar una consulta sobre la violencia y el derecho a decidir, con o sin acuerdo con el Gobierno central, en octubre próximo.

"La mayoría de esta sociedad, sin falsas equidistancias, ni comparte la ley de Partidos ni la ilegalización de las ideas, y está más que harta de la violencia de ETA, de las bombas y de los disturbios callejeros", dijo Azkarate. Esa mayoría quiere que los partidos dialoguen y alcancen acuerdos, añadió.

La portavoz eludió opinar sobre la convocatoria de huelga general para mañana y se limitó a señalar que tanto el derecho a secundarla como el de ir al trabajo deben ser respetados. El Gobierno sólo espera que ambos "se puedan ejercer libremente". "No tenemos nada más que decir", zanjó ante las preguntas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008