Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:las colecciones de EL PAÍS

'La leyenda del tiempo'

Mañana gratis con EL PAÍS, un libro-CD de Camarón de la Isla

Es éste un título de singular trascendencia en la discografía de Camarón, quizá el más importante de todos por la relevancia que se le dio posteriormente. Trascendencia tanto por su valor objetivo como por lo que representó en la evolución del flamenco, ya que significó el cambio fundamental en el arte.

Camarón canta en él sobre textos de diferentes poetas, en primer lugar, Federico García Lorca, y la producción la desempeñó por primera vez con él Ricardo Pachón. También fue la primera ocasión en que Tomatito acompañaba al cantaor en una grabación.

Camarón canta sobre textos de poetas, en primer lugar, García Lorca

Camarón de la Isla declaró sobre esta obra: "Conocí a Kilo, Raimundo y Rafaelillo (los Amadores), me hicieron el Volando voy y empezamos a funcionar con ellos; pero luego iban las cosas un poquito raras... que el uno tenía un problema, que el otro tenía más y no estaban las cosas muy centradas... Yo también estaba en un momento difícil, porque era un cambio brusco para mí, pero pensé que ya en el camino había que tirar para adelante...".

Añadía, ya en otro momento: "Aunque metas cosas de rock, de reggae o de lo que sea, el flamenco será siempre flamenco y el rock será siempre un rock aunque intercale una falseta de bulería. Creo que no hay que quedarse estancado, permanecer fijo e inmóvil. La música es una forma más de expresar lo que sientes, todo lo que pasa alrededor. En un momento determinado me ha apetecido hacer otras cosas, incorporar a mi música elementos nuevos y simplemente lo he hecho. Esto no quiere decir que abandone el flamenco puro, porque lo llevo dentro y lo vengo haciendo desde chiquillo. Son dos formas musicales con unas raíces comunes y ambas me parecen válidas".

Camarón fue evolucionando a unos sonidos, a un rajo que insensiblemente iba cambiando su estética cantaora hacia algo más en consonancia con los tiempos en que vivía. No sabemos hasta dónde esa evolución fue inspiración personal o influencia de quienes le rodeaban, pero lo cierto es que el cantaor puso al servicio de esta nueva forma de encarar el cante su voz y, sobre todo y antes que nada, su gran corazón de cantaor, su alma de gitano orgulloso, su sentimiento jondo.

A partir de su disco La leyenda del tiempo, en todas sus grabaciones comenzaron a aparecer nuevas entonaciones, determinadas audacias interpretativas que, sin romper con la ortodoxia del cante, sí significaron un punto y aparte en la trayectoria profesional que él había seguido con anterioridad. La mitología que ya había aureolado su persona para sus incondicionales hizo el resto, y así se convirtió en un modelo a venerar y a seguir.

- La leyenda del tiempo

Romance del Amargo

Homenaje a Federico

Mi niña se fue a la mar

La Tarara

Volando voy

Bahía de Cádiz

Viejo mundo

Tangos de la sultana

Nana del caballo grande

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de febrero de 2008

Más información