Dos cargos de Augas de Galicia declararán como imputados por la muerte de peces

El juez que investiga la muerte de miles de peces en el embalse de A Fervenza, en el municipio coruñés de Dumbría, ha llamado a declarar en marzo como imputados al director de Augas de Galicia, José Luis Romero, y a otro alto cargo de este organismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente. El titular del juzgado de Corcubión también ha convocado a otros dos acusados por la Guardia Civil, el consejero delegado de Ferroatlántica, José Luis González-Haba, y el jefe de explotación del embalse, Román Lozano. El desastre ecológico se produjo a principios de noviembre cuando esta presa de A Costa da Morte se quedó sin agua suficiente.

La Xunta culpa a la empresa de Juan Miguel Villar-Mir de haber vaciado el embalse más de lo debido para favorecer su negocio de producción de energía. El juez, sin embargo, ha llamado como imputados a los dos altos cargos de Medio Ambiente porque el atestado de la Guardia Civil sostiene que Augas de Galicia tenía que haber intervenido antes para salvar a las truchas, al ver en los boletines hidrológicos lo seca que estaba la presa.

Fuentes de la consellería consideran que la imputación del juez se basa en un "error" de la Guardia Civil. El departamento de Manuel Vázquez esgrime que los boletines hidrológicos sólo tienen "valor estadístico" y que es Ferroatlántica quien debió avisar a Augas de Galicia cuando se percató del peligro que corrían las truchas. Medio Ambiente considera que la imputación de sus dos altos cargos se debe a la "posible responsabilidad subsidiaria" que se le suele pedir a la Administración en este tipo de sucesos.

La consellería constató el riesgo que corrían los peces dos días antes de su muerte, pero acusa a Ferroatlántica de hacer "caso omiso" a sus advertencias y vaciar la presa. La compañía niega que abriese las compuertas y afirma que siguió las "instrucciones" de Medio Ambiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de febrero de 2008.