Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARCADIO VELA | Encargado de obra | Crisis en la construcción

"Me iré alejando de casa"

Arcadio Vela cree que en "dos o tres semanas" se irá a la calle. Este encargado de obra con residencia en Casares (Málaga) trabaja para una constructora mediana en Manilva, un municipio que ha duplicado su población en cinco años. Arcadio busca explicaciones al frenazo de la construcción y no las encuentra. "Es una crisis muy rara, muy repentina y sin un motivo aparente. Todo está parado. Es verdad que en los últimos años había muchas obras y tenía que parar, pero no de 100 a 0 sino de 100 a 50", afirma.

Arcadio, casi en la cincuentena, casado con una funcionaria de la Diputación de Málaga y padre de dos hijos, dice estar acostumbrado a la zozobra laboral. "Mi padre también era albañil y sé que siempre ha habido rachas. Si no sale nada, me iré alejando de casa y bajando las condiciones hasta que sea preciso. Nunca he cobrado el paro", afirma.

La legendaria crisis de 1993 a 1995, que en Málaga arrancó unos años antes, le obligó a dejar su casa y a buscar trabajo primero en las obras de la Expo 92 y luego en la provincia de Granada. "Mucha gente no está dispuesta a irse", asegura Arcadio, menos preocupado por él que por algunos compañeros, apenas unos chavales, que llevan seis meses sin trabajo.

"En la obra cualquier obrero no especializado ha ganado hasta ahora mucho dinero, pero a estos se les acaba el paro y tienen que pagar hipotecas de 1.100 o 1.200 euros. No sé cómo lo van a hacer", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2008