Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los cubanos alzan la voz

Varias asambleas de trabajadores terminan con críticas a la autoridad

En Cuba hay diques que se empiezan a romper. Y quizá, el primero sea el de exigir lo de uno; el de la palabra y el derecho al pataleo. Ya son varias las reuniones de dirigentes con trabajadores que terminan en críticas abiertas y reto a la autoridad, algo difícil de imaginar hace tan sólo un año. El cuestionamiento al poder toca también a la cúpula del Partido Comunista: varios secretarios provinciales encabezan la lista de los menos votados en sus territorios en las elecciones generales del 20 de enero.

A principios de año se celebró en el Teatro Nacional de La Habana una reunión con los trabajadores de ACOREC, una de las empresas estatales que contrata personal cubano a compañías extranjeras. El objetivo del encuentro, presidido por la viceministra del Ministerio de Comercio Exterior, Nelly Cubillas, era explicar la resolución 277 del Ministerio de Finanzas y Precios, en virtud de la cual los trabajadores cubanos deberán pagar impuestos sobre las "gratificaciones" en divisas que reciben de empresarios extranjeros.

Tras la información de rigor, comenzó el infierno para los dirigentes. Los empleados pidieron la palabra: se levantó uno y dijo que pagar impuestos, sí; pero entonces que el Estado les pague en divisas, y no en pesos cubanos, un porcentaje de lo que le cobra al extranjero; otro cuestionó la doble moral que supone que les hayan hecho firmar un código de ética que prohíbe recibir regalos, y ahora de un plumazo se autoricen las gratificaciones; otro abogó porque el Estado permita la libre contratación con el extranjero... Cada intervención fue seguida de aplausos, y hasta de algún abucheo a los funcionarios.

Los toques de atención al poder tienen sus singularidades en Cuba. Pero son toques. En las últimas elecciones, en las que participó el 97% del electorado y todos los candidatos salieron elegidos diputados por más del 70% de los votos, sucedió que los primeros secretarios del Partido Comunista en Santiago de Cuba, Holguín, Sancti Spíritus y la Isla de la Juventud fueron los candiatos menos votados en sus territorios. Raúl Castro resultó el más votado (con un 99,3%), por encima de su hermano Fidel (con un 98,2%).

Antes de la reunión de ACOREC, otros encuentros con taxistas del sector turístico acabaron también en plantes, al darse a conocer que pasarían a depender del Ministerio de Transporte. Y hay más: la protesta de los intelectuales, por e-mail, hace un año; programas humorísticos que cada vez cuelan más críticas, incluso en televisión; trabajadores y artistas que cada vez hablan más claramente y demandan cambios... Diques que se desbordan o se rompen.

Fidel, sólo cuarto

- Raúl Castro, elegido por Santiago de Cuba, es el diputado con mayor apoyo: logró el 99,3%.- Fidel Castro obtuvo el 98,26% de los votos, pero ha sido superado por tres candidatos: su hermano, Ulises Rosales del Toro y Marlyn Cruz.- Varios jerarcas del PCC han sido relegados al último puesto en sus circunscripciones. La líder del partido en Isla Juventud tuvo el apoyo más bajo: el del 70,2%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de febrero de 2008

Más información