GASTRONOMÍA

La línea caliente de Tupper

Guardar y conservar alimentos es la razón de existir de Tupperware. La veterana firma estadounidense cumplió en 2007 cien años de aprovechar las propiedades del plástico. Ahora, la reina de lo hermético, cuenta entre sus novedades con una "línea caliente" de recipientes. Se trata de unos envases preparados para cocinar, calentar y servir.

La colección Ultraplús, con un recipiente oval y otro cuadrado, puede utilizarse en horno convencional y en microondas; soporta temperaturas de hasta 230 grados, y lo mismo sirve para preparar un pollo que sardinas asadas. Los envases de la colección Microserver sólo valen para horno microondas, pero también pueden utilizarse en el congelador (soportan -25º); tienen una válvula para asegurar su hermetismo y el diseño cóncavo-convexo de su base asegura la distribución homogénea del calor. La serie plástica Microplús es igualmente adaptable a microondas y a congelador. Todos los envases pueden lavarse en lavavajillas y los precios oscilan entre 21,90 y 75,90 euros, según las dimensiones. La tradicional venta en reuniones caseras sigue existiendo, aunque hay puntos de distribución en centros comerciales que se pueden consultar en www.tupperware.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 2008.