Kerviel admite que ocultó a Société Générale operaciones desde 2005

El 'broker' asegura que varios colegas actúan de forma similar en la entidad

Jérôme Kerviel, el operador acusado de crear de forma fraudulenta un agujero de 4.900 millones de euros a Société Générale (SG), el tercer banco de Francia, ha reconocido a la policía que ocultaba parte de sus operaciones bursátiles a sus superiores en el banco desde 2005.

Kerviel, de 31 años, mantuvo que su intención con estas operaciones era convertirse en "un empleado modelo" y lograr así un bono de 300.000 euros -su sueldo es de 100.000 euros-, que el banco reservaba a los operadores que más dinero le hicieran ganar. En su declaración, dada a conocer ayer por el fiscal de París, Jean-Claude Marin, el broker de SG aseguró que nunca desvió fondos en beneficio propio.

Más información
Sarkozy pide responsabilidades al presidente del banco
El 'broker' de Société Générale acusa a sus superiores de "cerrar los ojos" ante sus operaciones

El pasado mes de noviembre, Eurex, el mercado de derivados europeos, advirtió al banco sobre las posiciones que había tomado Jérôme Kerviel, por lo que éste fue llamado a explicarse. Entonces "produjo un falso documento para justificar el riesgo", dijo el fiscal. Kerviel también habría asegurado a la policía que no era el único operador que realizaba estas prácticas: "Otros actuaron de forma similar al excederse en sus límites de negocio", sintetizó Marin.

Kerviel asegura que con su trabajo le hizo ganar a Société Générale la nada despreciable cifra de 55 millones de euros en el ejercicio de 2007 y que el pasado 31 de diciembre, al cierre del ejercicio, las posiciones que había tomado representaban plusvalías potenciales de unos 1.400 millones. Su error fue que no previó el desplome de los mercados en el arranque de 2008 y apostó a que los índices bursátiles repuntarían. Y el pasado 18 de enero, el banco descubre que las apuestas a la baja con las que supuestamente cubría buena parte del riesgo son ficticias. Según SG, Kerviel invirtió 50.000 millones de euros, y deshacer los contratos de futuros fue lo que ocasionó las pérdidas de 4.900 millones de euros.

En libertad con cargos

Marin le acusa de "abuso de confianza y estafa", así como de falsificación e intromisión en un sistema de tratamiento de datos informáticos, por los que podría ser condenado a siete años de cárcel y a 750.000 euros de multa. El fiscal pidió al tribunal que prolongara la detención preventiva de Kerviel, retenido desde el sábado. Pero a última hora de ayer, el juez decidió dejarlo en libertad con cargos. Según su abogada, Elisabeth Meyer, Kerviel ha sido imputado por abuso de confianza, falsificación e intromisión en un sistema informático, aunque no por estafa. Meyer aseguró que el auto de puesta en libertad no exigía fianza, pero sí que el operador se someta a controles judiciales, que la abogada no precisó.

Frente a lo que sostiene la fiscalía, que cree que Kerviel "actuó solo" y fue el único responsable del agujero, la defensa del broker opone que SG intenta convertir a su cliente en el chivo expiatorio de una situación de raíces mucho más profundas. Los abogados de Kerviel creen que el presidente del banco, Daniel Bouton, utiliza al operador como "cortina de humo" para desviar la atención del público sobre "pérdidas mucho más sustanciales" ocasionadas por la crisis de las hipotecas basura.

El fiscal de París, Jean-Claude Marin, daba ayer explicaciones a los periodistas.
El fiscal de París, Jean-Claude Marin, daba ayer explicaciones a los periodistas.EFE

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS