Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'broker' de Société Générale acusa a sus superiores de "cerrar los ojos" ante sus operaciones

"No puedo creer que mis superiores no hayan sido conscientes de las sumas que yo comprometía, es imposible generar tales beneficios con pequeñas posiciones", relata el 'broker' a la policía

Jérôme Kerviel, el broker a quien Société Générale acusa de haberle hecho perder 4.900 millones de euros, asegura que sus inmediatos superiores estaban al corriente de sus operaciones, de las posiciones de riesgo que asumía y que "cerraron los ojos".

Además, sostiene que las actividades de "ocultación" son habituales en el banco, según las declaraciones realizadas por Kerviel a la policía de la brigada financiera de las que se hace eco el periódico Le Monde y la web MediaPart. "No puedo creer que mis superiores no hayan sido conscientes de las sumas que yo comprometía, es imposible generar tales beneficios con pequeñas posiciones", relata.

"Lo que me lleva a decir que, cuando eran positivos, mis superiores cerraron los ojos sobre las modalidades y los volúmenes comprometidos. A diario, con una actividad normal y compromisos normales, un broker no puede generar tanto cash", añade.

Para insistir en la idea de que sus superiores estaban al tanto, Kerviel declara a la policía que durante 2007 el servicio de control de las operaciones bursátiles envió varios correos electrónicos a varios de sus colaboradores pidiéndoles explicaciones sobre las operaciones registradas en su cuaderno.

"Mientras funcione, no se dice nada"

Kerviel reconoce ante los responsables de la investigación haber empleado algunas técnicas ilegales usadas por los broker para disimular las posiciones excesivamente especulativas y alude también a la práctica conocida como ''del colchón'' para enmascarar algunos resultados.

"Esta práctica se usa con el único objetivo de disimular una valorización", relata a los policías, una práctica que, según Kerviel, la usan incluso los manager para los resultados de sus propios equipos. "Mientras ganamos y esto no se ve mucho, mientras funcione, no se dice nada", prosigue el broker dando a entender que sus superiores le animaban a asumir riesgos.

Dice también que su primera motivación al actuar así era hacer ganar dinero al banco y en ningún caso enriquecerse personalmente. Durante su declaración, Kerviel cita a dos superiores jerárquicos, Eric Cordelle y Martial Rouyre, diciendo que se interesaron en los resultados. "Cuanto más líquido genera el equipo, más interesante será el jefe desde el punto de vista financiero", explica.

Asimismo, señala que logró una valorización de 1.400 millones de euros "demasiado rápidamente" pasando de 500 millones de euros a finales de octubre de 2007 a 1.600 millones a finales de noviembre, algo que no podía declarar sin preocuparse. "Es cierto, lo admito, que era desproporcionado con el resultado declarado", agrega.

Investigación del regulador bursátil

Por otro lado, esta tarde la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) ha decidido abrir una investigación oficial sobre el mercado de títulos de Société Générale, según revela el diario económico Les Echos.

Por la mañana, el regulador bursátil francés ha revelado que el miembro del consejo de administración de la entidad, Robert A. Day, que vendió acciones dos semanas antes de que SG anunciara el presunto fraude de 4.900 millones de euros, repitió la operación este mismo día 18, aunque esta vez por la mitad de su valor, unos 40,5 millones. En total, si se suman las ventas ordenadas desde sociedades afines, el consejero se embolsó unos 135 millones por las ventas.

El pasado día 10, Day vendió títulos por valor de 85 millones y dos fundaciones vinculadas con él, la Robert A. Day Foundation y la Kelly Day Foundation, hicieron lo propio con unos ingresos de 8,6 millones y 959.066 euros, respectivamente.

Tras este anuncio, Société Générale ha negado en un comunicado que Day, al igual que el resto de los miembros del consejo de administración del banco, estuviera al corriente del supuesto fraude del que fue objeto la entidad cuando vendió las acciones.

El banco asegura que el consejo de administración -que se volverá a reunir mañana- fue informado el pasado día 20 del supuesto agujero de 4.900 millones, al igual que de las pérdidas que se registrarían fruto de la crisis provocada por las hipotecas basura en Estados Unidos.

Las revelaciones de la AMF -el regulador bursátil francés- han llevado a dos asociaciones de pequeños accionistas y a un abogado a presentar demandas por supuestos delitos de uso de información privilegiada e información engañosa.

En este sentido, la Asociación de Accionistas Minoritarios (ADAM) ha anunciado hoy que formalizará la denuncia, que se sumará a la de la Asociación de Pequeños Propietarios de Activos (APPAC) y a la de un abogado que representa a un centenar de accionistas.

Las ventas de acciones de Day se produjeron en los días previos a que Société Générale revelara, el pasado día 24, que había sido víctima de un "fraude", que el banco atribuye a un operador de mercados, que le ha valido pérdidas de algo menos de 4.900 millones de euros.

Aumentan las presiones para que SG depure responsabilidades

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, y la titular de Justicia, Rachida Dati, han unido sus voces a la del presidente Nicolas Sarkozy, quien ayer pidió a Société Générale que depure sus responsabilidades por este escándalo.

"Corresponde a los directivos asumir sus responsabilidades sobre dos cosas: la situación actual y el futuro de una institución, que es hoy un gran banco francés que emplea a más de 120.000 trabajadores y que tiene millones de clientes", ha declarado la ministra de Economía apelando al "interés general y al interés de la institución".

Reunión del Consejo

El Consejo tiene previsto reunirse mañana, por lo que tendrá una nueva oportunidad para hacerlo, pero con la presión añadida del Elíseo y del Ejecutivo. De optar por la dimisión de Bouton se daría a la crisis una solución "a la americana", como se hizo en los casos del Citigroup o Merrill Lynch el pasado otoño con la salida de sus primeros ejecutivos, que fueron reconocidos responsables de millones de pérdidas y sancionados por ello.

El Gobierno asegura que rechazará cualquier intento de OPA hostil

El primer ministro francés, François Fillons, ha afirmado hoy que no tolerará que el banco Société Générale (SG), debilitado por el presunto fraude que le ha costado 4.900 millones de euros, sea objeto de acciones hostiles por parte de otras entidades.

Aunque ha recordado que SG es una entidad privada, Fillon ha señalado que la "primera" responsabilidad del Ejecutivo es "pensar en sus 130.000 asalariados y en sus clientes", lo que, según él, justifica la atención del Gobierno.

En cuanto a las medidas de control adicionales que se deben tomar tras el caso de la SG, Fillon ha pospuesto una valoración hasta conocer los resultados de la investigación judicial y cuales han sido las disfunciones.

Más información